Bienvenido

Bendiciones!! Que alegría saber que tenemos este espacio, como un oasis en el desierto, en donde encontremos y compartamos la palabra de Dios, Las buenas Nuevas y todo aquello que traiga bendición a nuestras vidas.

Espero lo disfruten!!

miércoles, 1 de agosto de 2012

Señor concédeme el deseo de mi corazón


                              31 de julio 2012

SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN                                                                                      

De ser agradable delante de tus ojos, vivir una vida de acuerdo a tu voluntad, caminando en todos tus estatutos y decretos, haciendo lo bueno lo recto y lo verdadero  con el fin de llegar hacer perfecto, recto, temeroso de Dios y apartado del mal. Aférrame a tu justicia y a la fuerza de tu santidad  para caminar delante de ti, con un corazón perfecto  y lleno de gratitud en esta generación 

SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

Dándome confianza, seguridad, fuerza en medio del peligro. Y ser Juzgado por ti no por los hombres ya que no hay misericordia en ninguno de sus caminos, Porque yo en mi integridad he andado; He confiado en el Dios Eterno sin titubear. Escudríñame, oh Dios Altísimo, y pruébame; Examina mis íntimos pensamientos y mi corazón. Porque tu misericordia está delante de mis ojos,
Y ando en tu verdad, jamás permitas que ella se aparte de mí.



SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

De ver días buenos, mirar un nuevo amanecer olvidar mi miseria y verla  como agua que pasó, porque solo dolor y angustia invaden mi alma, la turbación y temor persiguen mi vida para devorarme, nada puedo hacer sin ti ya que vana es la fuerza del hombre, por eso apelo a tu misericordia, reconociendo que toda palabra que sale de tu boca no volverá a ti vacía.  Levántate, Señor; sálvame, Dios mío;
Porque tú heriste a todos mis enemigos en la mejilla; Los dientes de los perversos quebrantaste. La salvación es tuya; Sobre tu pueblo sea tu bendición por siempre.



SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

Para reconocer que tú eres rey en mi vida, ya que antes había en mi corazón un reino oscuro, de tinieblas, andaba en la oscuridad, porque me había puesto yo como rey, mi ego era el rey, porque vivía para satisfacer todas mis necesidades, de afecto, de seguridad, de atenciones, vivía para hacerme feliz, darme mis gustos, vivía centrado en mi. En ese vivir, buscaba personas que podían ayudarme, a los “poderosos”, a los que pensaba que eran importantes y me dieran status, reputación, fama y gloria pero duraban tan poco. Perdóname Señor…“Tarde te ame….,” si te hubiera conocido antes, inclusive ahora caigo tantas veces, sigo haciendo aquello que no quiero hacer, pero sé que tú estás aquí, purificando mi alma, enseñando a mi cuerpo, guiando a mi espíritu, guárdame de no caer, y ayúdame a tener mis ojos en tu reino.



SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

De vivir bajo tus leyes y tu temor, ya que deseo una vida exitosa en la tierra y ver el bien.  Guarda mi lengua del mal, y mis labios de hablar engaño. Apártame del mal, inclina mi corazón para  hacer el bien, buscar la paz todos los días de mi vida,  a amar tus mandamientos y buscarte a ti,  porque confió en la palabra que dice:  
“Claman los justos, y el Santo y bendito de los cielos  oye, Y los libra de todas sus angustias.”

SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

Haciendo caer a mis enemigos delante de ti. Sea su convite delante de ellos por lazo, y lo que es para bien, por tropiezo. Sean oscurecidos sus ojos para que no vean, Y haz temblar continuamente sus lomos. Derrama sobre ellos tu ira, Y el furor de tu enojo los alcance. Sea su palacio asolado; En sus tiendas no haya morador. Pon maldad sobre su maldad, Y no entren en tu justicia. Sean raídos del libro de los vivientes, Y no sean escritos entre los justos. Porque el Señor oye a los menesterosos, Y no menosprecia a sus prisioneros.

SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

Permitiéndole a mi alma regocijarse de todos los dichos de tu boca, porque tuya es la gloria y el poder, saca hoy mi alma de la cárcel de la dura esclavitud de la vida, porque deseo disfrutar de tu paz, amar la vida, bendecir a mi familia y darle herencia a mis nietos, no permitas que pase un día más sin que yo pueda ver el bien en la tierra de los vivientes. La bendición del Señor sobre mi vida me hace rico. Soy bendecido en mi entrada y mi salida. Soy siervo de Dios y Él se complace en mi prosperidad.



SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

Y ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles. Guardar silencio delante de ti aunque se prolongue tu ausencia. Si te place y te soy agradable para prosperar mis manos, no me quites la razón. Si me das éxito, no me quites la humildad. Si me das humildad, no me quites la dignidad. Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla, no me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.

Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a no juzgarme como a los demás. No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.

Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.

Enséñame a que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza. Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso. Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende, dame valor para perdonar. ¡Señor… si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí!



SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

De no permitir en mi historia ser recordado como un traidor, mal hombre, alguien que se entregó al desenfreno de pecado y se olvido de ti, jamás quiero olvidarme de tu favor, la misericordia perpetua que me has dado, y de todos tus beneficios. Padre, me pongo en tus manos. Haz de mí lo que quieras. Sea lo que sea, te doy gracias. Estoy dispuesto a todo; lo acepto todo con tal de que tu voluntad se cumpla en mí durante toda mi vida. No deseo ninguna otra cosa, Padre. Te ofrezco mi vida. Te la doy con todo el amor de que soy capaz. Porque te amo y necesito darme: ponerme en tus manos, sin medida, con una infinita confianza. Porque Tú eres mi Padre.



SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

De vestir espléndidamente, con  buen calzado y abrigo, comer comida de reyes, de los manjares  que sustenten mi cuerpo, dale ese pequeño deseo a mi corazón de conocer muchos países, darme el privilegio de ser un hombre prosperado en todas las cosas con la abundancia de tus manos, ya que toda prosperidad viene de Dios porque él es el dueño de todo, Salmo 24,1: “Del Señor es el mundo entero, con todo lo que en él hay y con todo lo que en él vive”.



SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

“Señor que se haga tu voluntad Señor,  lo que es para honra tuya, que esto se cumpla en tu nombre, sí algo que me conviene y conoces que me es provechoso, concédemelo para que lo use en tu honor. Pero si sabes que me será dañino y que no aportará a la salvación, no me lo concedas. soy malo desde que nací; soy pecador desde el seno de mi madre. En verdad, tú amas al corazón sincero, y en lo íntimo me has dado sabiduría. Purifícame con hisopo, y quedaré limpio, lávame y quedaré más blanco que la nieve. Lléname de gozo y alegría, alégrame de nuevo aunque me has quebrantado. Aleja de tu vista mis pecados y borra todas mis maldades y hazme caminar en santidad.



SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

Y no permitas que gastemos nuestra corta vida en cosas vanas e inútiles,
permite que ganemos muchas almas para Ti y que dominemos todo temor, angustia, desesperación, depresión en el futuro, ante la realidad de la muerte.  Danos la verdadera sabiduría, capacidad de distinguir el bien y mal, además regálanos los dones de tu Santo Espíritu para ser sal  y luz del mundo siendo santos a la medida de tu querer. Llénanos de prudencia para actuar con justicia en cada acontecimiento; de fortaleza para llevar la cruz con valentía y amor; llénanos de fe para levantarnos en nuestros desánimos, llénanos de esperanza para no
decaer ante el pesimismo y de amor para portarnos como hijos muy amados de tu corazón. 

SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

El acontecimiento de cosas nuevas y diferentes en mi vida, porque estoy seguro que saldré de la rutina, de ver y hacer lo mismo,  me proyecto a una visión diferente que me permita ver sobre las circunstancias, sobre los montes, sobre los hombres, sobre las crisis y cualquier entidad del enemigo, porque será renovada mi fuerza; anuncio un cambio de estación de lo seco a la estación lluviosa, verde y fresca. Profetizo la salida del valle para subir a los lugares altos, salgo del día de la escasez, y entro a los mejores tiempos de abundancia, este cambio traerá alegría a mi alma, valentía a mi espíritu y motivación a mi corazón, para alcanzar cada una de las promesas que en su sola potestad el Padre, el Dios de todos los espíritus, ha determinado darme.

SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

Porque nunca Renunciaré, jamás soltaré todos los beneficios que la fe produce en mi vida, por ella tengo entrada al mundo de los milagros, a la abertura de los mares de la vida, introducirme fuera del tiempo en el tiempo actual de Dios, por la bendición que me provee saldré ahora de la tierra de mi cautiverio, olvidando toda amargura y dolor que los a hombres hayan provocado, por su fuerza apagaré fuegos impetuosos, evitaré filo de espada, sacaré fuerzas de debilidad, me haré fuerte en las batallas, pondré en fuga a todos los ejércitos extranjeros y proclamaré victoria.



SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

Con un nuevo corazón y un deseo grande de bendecir al pobre cuando clame en mi puerta, extender la mano al huérfano que carece de ayuda, por mí sean arrebatadas miles de bendiciones para alegrar el corazón de la viudas, y nunca cerrar mis oídos al que clama pidiendo pan, por amor al nombre del Señor, convertirme en los ojos del ciego, en la voz del mudo y los oídos del sordo, informarme con diligencia de la causa del justo que está siendo oprimido y vestirlo con el manto de justicia y el Padre me guardará del día malo, me esconderá en lo secreto de su morada en el día de calamidad, no permitirá que sea saqueada mi tienda ni se reirá de mi el devorador de almas, ;porque nacerá mi luz como el medio día y por la noche mandará su misericordia, la justicia irá delante de mio y las ventanas cielos permanecerán abiertas.

SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

Dame una fuerza sobrenatural, toda la seguridad, la esperanza y una buena actitud para poder soportar los contratiempos manteniendo fidelidad y el sostenimiento de la fe, todo esto será un escudo para que la indolencia no toque mi corazón, sino que sea envuelto en la sensibilidad del espíritu, y con la gracia de conmoverme ante las grandes cosas que Dios hará en mi vida, no olvidaré que es hora de imitar la fe de Abraham, tomar decisiones para moverme mirando lo invisible, creer siempre con esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de naciones, Y por más duro que soplen los vientos, si la barca se quiere hundir no se debilite mi fe creyendo que no podré sobrevivir, sino que mis ojos estén puestos en el autor y consumador de la fe.

SEÑOR CONCÉDEME EL DESEO DE MI CORAZÓN

Para que mis ojos vean los campos reverdecer, el cumplimiento de mis sueños y la zarza que arde, donde Dios me llama para confirmar mi ministerio, bendigo mis oídos para que ellos estén atentos a la voz de Dios para escuchar sus mandamientos para obedecerlo y ponerlos por obras, bendigo mis rodillas para que al doblarlas tiemblen los demonios y huyan los espíritu inmundos y tome posición del lugar de mi herencia la cual Dios destinó como estatuto para mis hijos, bendigo mis manos para que no les falten las llaves del reino, la espada de la victoria y el cumplimiento de la promesa que dice “todo en lo que impusieres tus manos Dios lo hará prosperar”. Bendigo mis pies para que al pisar el río Jordán se abra en dos y yo con toda mi familia pasemos a poseer la tierra prometida.

únete al grupo de facebook http://www.facebook.com/#!/groups/107708955942345/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada