Bienvenido

Bendiciones!! Que alegría saber que tenemos este espacio, como un oasis en el desierto, en donde encontremos y compartamos la palabra de Dios, Las buenas Nuevas y todo aquello que traiga bendición a nuestras vidas.

Espero lo disfruten!!

jueves, 1 de marzo de 2012

La Gracia, 27 de febrero 2012

                 27 DE FEBRERO 2012

Gracia, favor, buena voluntad

Encontramos con frecuencia en frases como: "Halle yo ahora gracia en tus ojos". Tales expresiones se usan repetidamente como una fórmula de cortesía al dirigirse a Dios o a una persona. En la mayoría de los casos, la palabra significa sencillamente "favor", sin ninguna implicación filosófica o teológica. Sin embargo, el concepto de gracia del Nuevo Testamento es como “amor salvador de Dios hacia los pecadores”, no está ausente en el Antiguo Testamento, pero esta idea se expresaba más aproximadamente por el hebreo. traducido con frecuencia como "misericordia".

SEÑOR te ruego por amor a tu nombre que si he hallado gracia delante de tus ojos y te soy agradable dame pureza de labios, para invocar tu nombre convierte mis palabras en fuente de vida y agradecimiento para contar todas las maravillas que tu has hecho para con tu siervo, tan solo permite darle aliento a los afligidos de tu pueblo hasta que logren levantarse de los escombros. Te ruego que no permitas que yo sea avergonzado por ningunas de mis obras, con la cual me he rebelado contra ti, dale humildad a mi corazón hasta que no exista la soberbia de mi alma y yo, enteramente, confié en todas tus promesas,

SEÑOR te ruego por amor a tu nombre que si he hallado gracia delante de tus ojos y te soy agradable, dile a mi corazón que tu estás en medio de mi, que no tema ni se debiliten mis manos, porque el tiempo de abrazar y recoger ha llegado, quita ese oprobio que ha sido un fastidio y una carga para mi alma, muestra a las naciones y los pueblos que tu no abandonas la obras de tus manos que ciertamente nos bendecirás de mar a mar y nos pondrás para renombre y alabanza entre todas las naciones con el fin que conozcan al único Dios verdadero y a su hijo el que nos redimió de nuestros pecados.

SEÑOR te ruego por amor a tu nombre que si he hallado gracia delante de tus ojos y te soy agradable, me permitas ver el fruto de la humillación que hago reverentemente delante de ti, conforta mi corazón activando la promesa que dice que la gloria postrera será mayor que la primera, borra de mi alma ese amargo sufrimiento primario, esos años terribles de miseria y oprobio, congoja de espíritu, turbación del alma, hazme olvidar los años de muchas aflicciones y cambia mis tiempos de lamento en baile, la tristeza en gozo, el dolor en alegría permanente y la escases de mis graneros en abundancia, guarda la casa de tu siervo, y fortalece la obra de mis manos.

SEÑOR te ruego por amor a tu nombre que si he hallado gracia delante de tus ojos y te soy agradable no permitas que mis manos y mi familia recojan las migajas que caen de las carretas de aquellos que hoy viven en abundancia, has con nosotros lo que hiciste con tu sierva Ruth a quien honraste sentándola en la mesa de los reyes, para comer de lo mejor de la tierra sin escases. Bendícenos dándonos nuestra propia tierra para sembrar la buena semilla con la capacidad de crecer a tiempo y fuera de tiempo, permite que tu gloria sea vista entre nosotros, que tu dardo salga como relámpago, toca trompeta, ampáranos como rebaño de tu pueblo y no entregues nuestra heredad en manos de los que nos aborrecen.

SEÑOR te ruego, por amor a tu nombre, que si he hallado gracia delante de tus ojos y te soy agradable, dame las llaves de la casa de David, porque es hora de traer el arca del pacto a nuestra casa, despierta el sacerdocio dormido que hay dentro de mí, para servirte, encender las luces de tu santuario, sacar la inmundicia que por nuestras iniquidades hemos traído a tu santuario, restaura la fuente de agua en donde podamos lavar nuestras manos para tocar las cosas santas de tu casa, y reverenciar tu Santo Nombre, danos ahora el deseo voluntario de santificarnos, con el fin de ofrecerte un sacrificio que agrade a tu nombre y honre la memoria de tu santidad. Oh Dios nuestro, no te olvides de tus piedades que son eternas y la multitud de tus misericordias que son nuevas cada mañana.

SEÑOR te ruego, por amor a tu nombre, que si he hallado gracia delante de tus ojos y te soy agradable, permíteme sentarme debajo de una vid frondosa y una higuera llena de hermosos frutos, dame la seguridad que nadie me amedrentará y turbará el lugar de mi reposo, por mucho tiempo el enemigo ha afligido mi alma, pero creo que ha llegado el tiempo de confiar en tus promesas y amar tu nombre, aunque todos los pueblos anden cada uno en el nombre de su dios, nosotros con todo andaremos en el nombre del Dios Eterno, el Santo de Israel nuestro Dios, eternamente y para siempre. No temeré porque escrito está  “tú juntarás la que cojea y recogeré a la descarriada, y a la que afligí; y pondré a la coja como remanente, y a la descarriada como nación robusta; y con toda tu gloria reinarás sobre ellas en el monte de Sion desde ahora y para siempre”.

SEÑOR te ruego, por amor a tu nombre, que si he hallado gracia delante de tus ojos y te soy agradable, oxigena mi fe y dale vida a mis sueños porque no quiero perder el tiempo de tu visitación, y desperdiciar los talentos que tu has puesto sobre mis manos, has vallado a mi alrededor para que no escapen ninguna de tus bendiciones porque son el sustento de mi alma.  Límpiame de todas mis maldades y perdona todos los pecados que he cometido delante de tus ojos, estoy seguro que tu escucharás mis oraciones “Y me serás a mí por nombre de gozo, de alabanza y de gloria, entre todas las naciones de la tierra que hayan oído todo el bien que yo les hago; y temerán y temblarán de todo el bien y de toda la paz que yo les haré. Ha de oírse aún voz de gozo y de alegría, voz de desposado y voz de desposada, voz de los que digan: Alabad a Jehová de los ejércitos, porque Jehová es bueno, porque para siempre es su misericordia; voz de los que traigan ofrendas de acción de gracias a la casa del Señor. Porque volveré a traer los cautivos de la tierra como al principio, ha dicho Jehová.”

SEÑOR te ruego, por amor a tu nombre, que si he hallado gracia delante de tus ojos y te soy agradable, des la orden y los muros caerán, tu pueblo saldrá del cautiverio, con el arca sobre nuestros hombros cruzaremos el Jordán. Da la orden, y con todo y gigantes tomaremos la tierra de nuestra heredad y no perdonaremos a los gigante que en ella se encuentren, revocaremos los decretos de muerte y anunciaremos los días de poder, gloria y autoridad. Da la orden, y tu nombre llenaremos nuestra barca de peces, caminaremos sobre las aguas, cantaremos voces de júbilo y de salvación en las tiendas de los justos. Heredares compraremos sin dinero, haremos escrituras y la sellaremos delante de miles que vieron nuestras miserias y derrotas, pero hoy serán testigo del favor de Dios.

SEÑOR te ruego, por amor a tu nombre, que si he hallado gracia delante de tus ojos y te soy agradable, derrames sobre mi espíritu todas las estrategias adecuadas para pelear cada una de mis batallas, qué hacer y qué no hacer, abre mis ojos para ver cuando se alce la nube del tabernáculo, y al mandato tuyo, moverme en la dirección que tu escojas y acampar todos los días donde la nube  decida moverme. Enséñame como resistir el desierto, las montañas, los valles, los vientos contrarios, el día malo, los hombres y las fuerzas contrarias de las tinieblas, dame la palabra que le diste a tu siervo Josué cuando le dijiste “Esfuérzate y sé valiente”; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juraste a sus padres que la darías a ellos. “Solamente esfuérzate y sé muy valiente para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”.

Versículos de apoyo:

Génesis 6:8 “Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová”.

Génesis 18:3 “Y dijo: Señor, si ahora he hallado gracia en tus ojos, te ruego que no pases de tu siervo”.

Génesis 19:19 “He aquí ahora ha hallado vuestro siervo gracia en vuestros ojos, y habéis engrandecido vuestra misericordia que habéis hecho conmigo dándome la vida; mas yo no podré escapar al monte, no sea que me alcance el mal, y muera.”

Génesis 32:5 “Y tengo vacas, asnos, ovejas, y siervos y siervas; y envío a decirlo a mi señor, para hallar gracia en tus ojos.”

Génesis 33:8 “Y Esaú dijo: ¿Qué te propones con todos estos grupos que he encontrado? Y Jacob respondió: El hallar gracia en los ojos de mi señor”.

Génesis 33:10 “Y dijo Jacob: No, yo te ruego; si he hallado ahora gracia en tus ojos, acepta mi presente, porque he visto tu rostro, como si hubiera visto el rostro de Dios, pues que con tanto favor me has recibido”:

Génesis 33:15 “Y Esaú dijo: Dejaré ahora contigo de la gente que viene conmigo. Y Jacob dijo: ¿Para qué esto? Halle yo gracia en los ojos de mi señor”.

Génesis 34:11 “Siquem también dijo al padre de Dina y a los hermanos de ella: Halle yo gracia en vuestros ojos, y daré lo que me dijereis”.

Génesis 39:4  “Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía”.

Génesis 47:29 “Y llegaron los días de Israel para morir, y llamó a José su hijo, y le dijo: Si he hallado ahora gracia en tus ojos, te ruego que pongas tu mano debajo de mi muslo, y harás conmigo misericordia y verdad. Te ruego que no me entierres en Egipto”.

Génesis 50:4 “Y pasados los días de su luto, habló José a los de la casa de Faraón, diciendo: Si he hallado ahora gracia en vuestros ojos, os ruego que habléis en oídos de Faraón, diciendo: Mi padre me hizo jurar, diciendo: He aquí que voy a morir; en el sepulcro que cavé para mí en la tierra de Canaán, allí me sepulturas; ruego, pues, que vaya yo ahora y sepulte a mi padre, y volveré.”

Éxodo 3:21 “Y yo daré a este pueblo gracia en los ojos de los egipcios, para que cuando salgáis, no vayáis con las manos vacías; sino que pedirá cada mujer a su vecina y a su huésped alhajas de plata, alhajas de oro, y vestidos, los cuales pondréis sobre vuestros hijos y vuestras hijas; y despojaréis a Egipto”.

Éxodo 11:3 “Y el Señor dio gracia al pueblo en los ojos de los egipcios. También Moisés era tenido por gran varón en la tierra de Egipto, a los ojos de los siervos de Faraón, y a los ojos del pueblo.”

Éxodo 12:36 “Y el Señor dio gracia al pueblo delante de los egipcios, y les dieron cuanto pedían; así despojaron a los egipcios”.

Éxodo 33:12  “El Señor dijo  Moisés: Mira, tú me dices a mí: Saca este pueblo; y tú no me has declarado a quién enviarás conmigo. Sin embargo, tú dices: Yo te he conocido por tu nombre, y has hallado también gracia en mis ojos. Ahora, pues, si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca, y halle gracia en tus ojos; y mira que esta gente es pueblo tuyo. Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.”


únete al grupo de facebook http://www.facebook.com/#!/groups/107708955942345/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada