Bienvenido

Bendiciones!! Que alegría saber que tenemos este espacio, como un oasis en el desierto, en donde encontremos y compartamos la palabra de Dios, Las buenas Nuevas y todo aquello que traiga bendición a nuestras vidas.

Espero lo disfruten!!

martes, 29 de noviembre de 2011

29 de noviembre 2011

SEÑOR DAME DE TU GRACIA

Como la que le diste a la reina Ester, cuando fue despojada de su vestido de orfandad y miseria, y le diste a comer manjares de reyes, no basto con esto sino que la horraste poniendo a siete mujeres a su servicio, la llenaste del amor del rey y le diste la llave de la casa real para entrar fuera de tiempo, en el tiempo de tocar el cetro real, bendito eres tu Señor que la llenaste de este poder para presentarse a la fuente que podía revocar el decreto de muerte y despojar a su despojadores de su honra para dársela a ella: dame, oh bendito Dios, esa gracia y que yo también pueda decir: “Si place al rey, y si he hallado gracia delante de él, y si le parece acertado al rey, y yo soy agradable a sus ojos, que se dé orden escrita para revocar.  Y que se haga nula la maldad de Amán, las cartas que autorizan la trama de Amán hijo de Hamedata agagueo, que escribió para destruir a los judíos que están en todas las provincias del rey. Porque ¿cómo podré yo ver el mal que alcanzará a mi pueblo? A mi familia y mi descendencia?  

Respondió el rey Asuero a la reina Ester y a Mardoqueo el judío: He aquí yo he dado a Ester la casa de Amán, y a él han colgado en la horca, por cuanto extendió su mano contra los judíos. Ester Cap. 8

SEÑOR DAME DE TU GRACIA

Para que sea borrada de mi vida la humillación, la privación, de mi libertad, el desprecio de mi familia, así  como lo hiciste con José tu siervo.  Yo sé que Faraón dirá de mí. ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios?:   Pues que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú.  Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú, también el mundo oirá mi voz, porque no callaré anunciaré a mis hermanos aquellos que despreciaron todas las grandezas de Dios en mi. Yo soy José vuestro hermano, al que me vendisteis para Egipto.   Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros.  Pues ya ha habido dos años de hambre en medio de la tierra, y aún quedan cinco años en los cuales ni habrá arada ni siega”. Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto

v @-Por padre de Faraón y

v @-Por señor de toda su casa, y

v @-Por gobernador en toda la tierra de Egipto. 

v @-Daos prisa, id a mi padre y decidle:   Así dice tu hijo José:  

v @-Dios me ha puesto por señor de todo Egipto; ven a mí, no te detengas.  Habitarás en la tierra de Gosén, y estarás cerca de mí, tú y tus hijos, y los hijos de tus hijos, tus ganados y tus vacas, y todo lo que tienes. “Génesis 45:4”. Declara que tu serás el José de tu familia.



SEÑOR DAME DE TU GRACIA

Para manejar con altura los tiempos malos y llevar las emociones de mí alma, humillada a los pies de cristo hasta que la TRISTEZA entienda que ella tiene un tiempo, y  que no es para siempre.   Dios ha decidido restaurar tu capacidad de reír, de disfrutar todas las cosas que Él ha creado especialmente para ti.   El resucitará la alegría en tu corazón, desempolvará tus sueños, quitará de un solo los obstáculos de tus limitaciones económicas y sociales, el Señor quiere que ese dolor que está dentro de ti  lo dejes ir, quiere convertir ese malestar en fuente de energía para que seas conquistador y no un conquistado.  He aquí te dice el Señor  yo les traeré sanidad y medicina, y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad”, (Jeremías 33:6). Vuelve a sonreír y conquista tus miedos, tus dolores, frustraciones y tristezas!   Hoy es el día de tu nuevo comienzo.  EL SEÑOR te dará lo que necesitas, conexiones y recursos ilimitados y milagros espirituales, porque te ama.  





SEÑOR DAME DE TU GRACIA

Y por favor deposita en  mi corazón las palabras que le dijiste a Abraham tu siervo. "Vete de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Yo haré de ti una gran nación. 

  • MUÉVEME en la dirección que tú deseas, donde abunda la paz, las bendiciones y donde mis enemigos estén sujetos a la autoridad que me has dado.



  • BORRA del todo, toda preocupación, para no dudar de ti, de tu poder y de tu infinita gracia, porque no quiero tomar algo viejo o de llevar en mis hombros la carga idolátrica de mis padres, caminar con la cobertura de maldición y por eso no disfrutar la bendición de mirar el sueño de Dios. 

 

  • DILE a mi alma que este es el tiempo del cambio, de dejar las raíces de pobreza, miseria, maldición, iniquidad, y de seguir por la fe al lugar que Dios ha escogido. Hoy dejó la comodidad y seguridad de la gran ciudad porque confió plenamente en Dios, en su orientación,  creeré que Él tiene algo mejor, más glorioso, amplio, bendecido y prosperado para mí.



  • EL ETERNO dijo a Abraham, después que Lot se había separado de Él:   "Alza tus ojos y mira desde el lugar donde estás, hacia el norte, el sur, el este y el oeste. Porque toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu descendencia, para siempre.  Yo haré que tu descendencia sea como el polvo de la tierra.  Si alguien puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia podrá ser contada.   Levántate, anda a lo largo y a lo ancho de la tierra, porque a ti te la daré." (Génesis 13:14 - 18)





SEÑOR DAME DE TU GRACIA

Para no ver que la tierra estéril, las aguas amargas, la maldad de los filisteos, y dile a mi corazón que este año tu harás conmigo como lo que hiciste con Isaac tu siervo “Y sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó aquel año ciento por uno; y le bendijo Jehová. El varón se enriqueció, y fue prosperado, y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso. Y tuvo hato de ovejas, y hato de vacas, y mucha labranza; y los filisteos le tuvieron envidia. Hoy me lleno de fuerza y valentía, para resistir la envidia que se desate por tus bendiciones.   Y volvió a abrir Isaac los pozos de agua que habían abierto en los días de Abraham su padre, y que los filisteos habían cegado después de la muerte de Abraham; y los llamó por los nombres que su padre los había llamado.

Abriré la entrada de la puerta de las bendiciones que mi padre por herencia Y gracia me ha otorgado y no dejaré por ninguna circunstancia que ningún incircunciso lo vuelva a cerrar, porque son la herencia de mi padre y Él me dirá: Yo soy el Dios de Abraham tu padre; no temas, porque yo estoy contigo, y yo bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham mi siervo. ………………………………………………………..


SEÑOR DAME DE TU GRACIA

Llena mi corazón de gratitud y agradecimiento delante de ti y ensancha mi visión aún más de lo que mis ojos naturales puedan ver.   Por su bondad, la fuerza que me ha dado y por todos los favores recibidos de Él, lo bendigo con toda mi fuerza, y por medio de su gracia, me consuele en la hora del dolor y la aflicción con el fin que no desmaye para que el enemigo no gane ventaja.   Benditos sean los que oran por mí, aquellos que me apoyaron en la hora más difícil de mi vida.   Sean recompensados los que siempre estuvieron conmigo y en ningún momento de mi vida me dejaron.    A todos los que extendieron su mano y me han ayudado a recuperarme de los días difíciles de la tierra, por palabras o por acciones justas.

   Dios Todopoderoso continúe a tu lado durante el tiempo de congojas,  te dé paciencia para enfrentar cualquier molestia o dolor.   Puedas recordar este trago amargo para bien y servirle con sinceridad de corazón.





SEÑOR DAME DE TU GRACIA

Poniendo en mis manos la llave de la casa de David, y dame entendimiento a comprender lo que dice el profeta   Isaías. “En aquel día llamaré a mi siervo Eliaquim hijo de Hilcías, y lo vestiré de tus vestiduras, y lo ceñiré de tu talabarte, y entregaré en sus manos tu potestad; y será padre al morador de Jerusalén, y a la casa de Judá. Y pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; y abrirá, y nadie cerrará; cerrará y nadie abrirá.” Isaías 22:20-22, vísteme del manto real, cíñeme de tu poder, entrega en mis manos la potestad de bendecir y tocar para que todo se multiplique, llena de una verdadera paternidad para que de mí nazca una nueva generación de adoradores que amen tu nombre, te ruego que pongas en mis manos esa llave, porque deseo entrar a otra dimensión, ser conforme a tu corazón, amar tu presencia y darle a mi alma un lugar seguro delante de tu santuario, yo sé que tu no cerrarás mis ojos hasta que yo vea tu gloria.

SEÑOR DAME DE TU GRACIA

Y no permitas que sobre mí venga el sueño de Jonás que por su indiferencia para hacer tu voluntad fue llevado al seno de la muerte, despiértame para que sobre mí no venga en sueño de Elías al dudar de tu poder y tu gloria al mirar y oír la amenaza de Jezabel, ya que todo esto lo hizo abortar su ministerio,  líbrame del sueño de Noé, provocado por su embriaguez y al despertar maldijo a una de sus generaciones, te ruego que envíes sobre mí el sueño de Jacob en Betel deseo ver el mundo espiritual, esa escalera de ángeles  y sobre todo recibir la promesa que dice: “He aquí, el Señor estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy el Señor, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente. He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho”




SEÑOR DAME DE TU GRACIA

Y la sabiduría, la honra para que por mis labios fluyan palabras como estas para bendecir tu Santo Nombre. “Tuya es, OH Dios Eterno, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas.  Tuyo, OH Dios, es el reino, y Tú eres excelso sobre todos.  Las riquezas y la gloria proceden de Ti, y Tú dominas sobre todo.   En Tu mano está la fuerza y el poder, y en Tu mano el hacer grandes prodigios y el dar poder a todos.  Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos Tu glorioso nombre.  Porque ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes?  Pues todo es tuyo, y de lo recibido de Tu mano te damos.”  Permíteme Creador del Cielo agradecerte por todo lo que me has dado, por todo lo bueno que tú has hecho para conmigo.   Gracias por cada sonrisa, por los latidos permanentes de mi corazón, por los días que me permites vivir para amarte.   Por tantas bendiciones que llegan a mi mesa para el sustento de mi cuerpo, porque me considero dichoso y bendecido porque tú me amas.

SEÑOR DAME DE TU GRACIA



Para decir con voz de alegría, Vive el Señor en cuya presencia estoy,  que no pasarán  mis días,  años y meses sin que el propósito de Dios se cumpla en mi vida,  tomaré el manto de la bendición, hasta que todas las promesas de Dios, se cumplan en mi vida.  Me  pondré el manto de la oración como lo hizo David para consultar a Dios,  y pedir dirección para mi camino, sabiduría para administrar su reino.   Me despojaré del manto de pobreza como lo hizo Bartimeo,  me pondré el manto de la luz porque ahora veo la gloria de Dios.   Pediré el manto de Rebeca al ver a Isaac y se cubrió con su rostro en tierra cuando vio al amado de su alma. Isaac es figura de Cristo y Rebeca de su esposa.  Por su gracia se integró  la promesa de Abraham.   Por la fe me cubro de este manto para reconocer el señorío de Dios en mi vida y ser participante de una mejor promesa. Venga sobre mi vida el manto de muchos colores que Jacob le hizo a su hijo José en señal que lo amaba, y él era el que iba abrir la puerta de la bendición para las familias de la tierra.   Sea el  Señor favoreciéndome con esta gracia hasta llegar a poseer el manto que hizo a José segundo en Egipto.   Con autoridad, poder y honra sin límite, ponga el Señor esa gracia,  y me permita llevar a mi familia a Gocen, lugar de descanso y bendición.    Jamás me falte el manto de Elías porque quiero profetizar las bendiciones de Dios a todas las naciones de la tierra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada