Bienvenido

Bendiciones!! Que alegría saber que tenemos este espacio, como un oasis en el desierto, en donde encontremos y compartamos la palabra de Dios, Las buenas Nuevas y todo aquello que traiga bendición a nuestras vidas.

Espero lo disfruten!!

martes, 25 de enero de 2011

bendiciones 25 de Enero 2011

Enero 25 del 2011

Declaro que la voluntad del Padre:
En tu vida es buena,  agradable, y  perfecta, Su  voluntad, es que seas santo, lleno de sabiduría, y del poder de su palabra.
 Es que alcances  la mejor posición, que  seas prosperado, que tengas salud, que aprendas a   obedecerle, y serás bendito en la tierra,   ésta procede, del corazón de un  Padre que es amoroso y misericordioso, y aunque un ejército acampe contra ti,  su voluntad es que  no temas, sigue adelante,  Él  peleará por ti y disipará a tus enemigos, con el soplo de su boca.  El Santo de Israel,  jamás  ha  perdido  una batalla ni nunca lo hará. El es un Dios  multiforme, creativo, y sobrenatural.  El  Eterno es  lleno de toda gracia, benevolencia  y amor para sus hijos.
   
Decreto  para tu vida: 
Tú que vives en la presencia  del  Dios Eterno, por lo tanto hoy,  tomas tu verdadera identidad,  como su hijo, su heredero, que has sido redimido en la sangre de su amado hijo Jesucristo.   Que hoy eres un hombre,  una mujer que han sido justificados, y tu Padre de  amor jamás te desamparará, ni te dejará, tú has confiado en su amparo y seguridad.   Me aferro a creer, que su gracia ha sido tan especial en tu vida, que nunca más serás aborrecido, ni  la burla, ni  el hazme reír de los hombres, porque al Padre le ha placido, que yo sea la gloria de todos los siglos y por ella viviré.  Así ha dicho el que  ama mi alma, que sobre mi será vista su  gloria, y miles vendrán de lejanas tierras, todos ellos con riquezas y honra para bendecirme.

Declaro:
Que la voz del Padre, te confirma como hijo amado, lleno de su Santo Espíritu, con la unción de libertar a los cautivos, dar vista a los ciegos y predicar a los hijos de Sión, el año agradable del Señor. Por la unción, puedas ser llevado por el Espíritu al desierto y venzas  las tentaciones del mismo Satanás y hacer pedazos cada una de sus insinuaciones, no ha nacido el gigante, que te pueda derribar, ni el problema que te aleje de Dios, o el Faraón que te impida, celebrarle fiesta al Señor en medio del desierto, porque  mayor es el que está  en ti, que el que está en el mundo, y aunque tu carne y corazón desfallecen; la roca de mi corazón y mi porción, es Dios para siempre.

Decreto:
Para todos los justos, que tienen La Promesa del Padre,  de no estar desamparados, para los benditos y pobres de espíritu, para los limpios de corazón y todos los menesterosos, para los que aún no tienen trabajo, o no  tienen  posibilidad de conseguir llevar el sustento al  hogar, para aquellos que injustamente han sido despedidos.  Elevo un clamor de misericordia  al Padre por ellos, por amor de tu nombre,  no los desampares, socórrelos en el día malo, en medio de su aflicción atiéndelos, rompe toda maldición, dicha sobre ellos, y entorpece el plan  de las tinieblas, que quieran despojar a tus hijos de su heredad, no lo permitas, y  suple sus necesidades conforme a tus riquezas en gloria, en Cristo Jesús. Levántate oh DIOS, por el gemido de los pobres, por el clamor de la viudas y los huérfanos de tu reino, por favor alivia el corazón de todos los que de día y de noche piden misericordia; no olvides aquel, que no encuentra consuelo por el dolor, la enfermedad, las deudas,  cuyos recursos no le alcanzan para ser asistidos por los médicos, cancelar deudas,  defiende su causa y provoca el milagro de sanidad, y luego verás, como invocan tu nombre para darte gracias, por el bien que  tú, amado DIOS BUENO les has hecho.

Te Bendigo:
Para que Dios te guarde en el hueco de su mano.
Para  que recibas todas las bendiciones de parte del Altísimo.
Para que se cumpla en ti, la palabra que dice: “Los que buscan al Señor, no tendrán falta de ningún bien” Para que tú, al igual que David, anheles tener un corazón conforme al de Dios, y ser hallado fiel delante de tu presencia.  Para que tus pensamientos, sean puros y santos delante de su presencia. Con un corazón agradecido,   una fe que te sostenga en el día de la angustia, en el día malo, o cuando lo más necesario te falte, una profunda perseverancia, sostenga tu vida, creyendo al Padre que los mejores tiempos están por venir. Seas ungido con bálsamo de restauración, y  lleno de  la doble porción de su Santo Espíritu.

Decreto:
Que no seré la burla  de las tinieblas, ni  el hazme reír de los hombres, porque yo tengo identidad y sobre mí corre la naturaleza divina de mi Padre y  Dios, y en mi corazón por la fe, habita el Señor y Salvador Jesucristo; él no permitirá que yo sea avergonzado en el día de mi aflicción, o  cuando el dinero falte, y las fuerzas se agoten en mi vida, o quizá la enfermedad me postre en una cama.  Hoy pido al Todopoderoso, que  te muestre su camino y te de gracia, para que puedas empezar con nuevas fuerzas, logres los deseos de tu corazón. Señor, Dios bueno, date prisa  en socorrerme, no te detengas, porque tú eres mi refugio y la porción de mi alma, mi  Castillo y Torre fuerte.



Declaro: 
Que la presencia de nuestro Padre, irá contigo y te dará descanso, te mostrará el camino por donde debes transitar, para que entres en su reposo y te olvides del mal trato y el duro trabajo de Egipto, para que puedas disfrutar la nueva dimensión de su abundancia, donde Él te ha de llevar; su presencia permanezca en ti, como agua que sacie tu sed, como fuego en la zarza,  para que oigas su voz, Su presencia será luz, que ilumine las noches oscuras de tu vida, el Eterno, te proteja  de los fuerte rayos del sol durante el día; en su presencia  encuentres deleite y fuerza, para mantenerte delante de él, sin desmayar, y por amor a ti,   El Santo te revele el poder de su nombre y la manifestación de su gloria, no temas, porque si su presencia está contigo, el pan brotará en el desierto, el agua de la peña, saldrá como manantial de vida, los mares se abrirán y los carros de faraón serán sepultados.  Verás  el milagro de tu vida y la realización total de todos tus sueños.

Decreto:
La ayuda   de nuestro Padre Eterno para ti,   ella es su gracia, derramada sobre nuestras vidas. Es una bondad, una bendición, que hace que hallemos gracia y buena voluntad delante de Dios y de los hombres.  La ayuda del Señor es un regalo  tan sublime y sin igual, que aún las personas más poderosas y de mayor influencia la necesitan para triunfar. Sal 27:9. “Mi ayuda has sido tú.  No me dejes ni me desampares,  Dios de mi salvación.”
Por la fe declaro que bajo la gracia de Dios, Poseeré todo cuanto mi corazón ha deseado tener, sin que falte ninguno de mis sueños, no descansaré hasta tocarlo con mis manos y verlo con mis ojos, y nunca olvidaré su promesa que dice: Que toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación, éste presente del Eterno, siempre lo atesoraré en mi corazón.

Decreto:
La Ayuda  del Padre Todopoderoso en tu vida, ya que es un escudo, a  nuestro alrededor. Es una fortaleza de protección. Nos abre las puertas, nos posiciona estratégicamente, y nos hace llegar a la presencia de príncipes y reyes. La ayuda  de Dios en la vida de José hizo que éste llegara, a ser la segunda persona más importante en Egipto. La ayuda  de Dios hizo que la reina Ester, hallara gracia delante del rey Asuero, cuando entró sin autorización al lugar prohibido. Dios ayudó a José de Arimatea, ante  los ojos de Pilatos y éste último le entregó el cuerpo de Jesús. Dios ayudó a los hijos de Israel ante los egipcios, y estos les enriquecieron con oro y plata antes de salir de Egipto.



Declaro:
Que su  voluntad  es, que tu familia este en  el centro de su propósito, que alcancemos como familia la bendición, que viene desde su Santuario, que en medio de las pruebas le pidamos fuerza,  ayuda y así  esperaremos ver el poder de su gloria.  Que no faltará uno de mis hijos que honre la memoria de tu nombre hasta mil generaciones, conforme a la gracia del Padre, ellos vivirán honrando, amando y viviendo una vida conforme al corazón de Dios.
Anhelo  que vida la de mis hijos, y la mía, le sean agradables delante de sus ojos y nuestros pasos sean rectos y firmes como el monte de Sión, que no se nueve,  sino que permanece para siempre.


Decreto:
Que Dios es mi Padre de Justicia,  y hoy me presento ante el trono de la gracia, para pedir socorro, para hallar gracia y camino derecho para nuestros pies, un futuro estable, próspero, para nuestros hijos.  Que no caminaré mis días en la tierra,  como un pobre,  o un desorientado,  mucho menos mendigando el pan para saciar mi hambre, haré memoria de las causas que puedan provocar una puerta abierta, para que la ruina y el devorador adquiera algún derecho en mi vida, y así cancelar y cerrar toda puerta, al enemigo. El Padre traerá mil bendiciones, para que todo lo que emprendas, decidas hacer, toquen tus manos y las plantas de tus pies sea prosperado, con la misma riqueza que Dios le otorgó a Abraham y fue bendecido grandemente en bienes.   Gracias Padre Eterno, mi Dios y el gran misericordioso de mi alma, tú eres el que irás delante, trayendo la victoria a mi vida, y liberándome de mis enemigos, y haciendo que mis sueños y metas sean cumplidas.  Gracias Padre Eterno por proteger mis seres queridos, enviarnos la paz, el gozo y  traer restauración al seno del hogar.

Declaro:
Que eres restaurado por la gracia del Padre,  que no pasarás  este tiempo, sin que subas a otro nivel, más elevado,  lleno  de su  gloria, porque en tu  camino, aparecerá el Dios de Betel que  se le apareció a Jacob en un sueño y le mostró una escalera de ángeles que subían y bajaban, así te haga el Eterno,  te tome de la mano y te lleve al monte en donde habita su gloria.   Seas  fortalecido tu corazón, para que no temas, porque  Dios es un Padre proveedor, que sabe de qué cosas tienes necesidad, verás como su mano te sustenta y te libera  de la afición, nunca lo olvides, para Dios no hay nada imposible.  El tiene todo el  poder para sacar adelante  tu vida,  tu familia, tu negocio, y lo hará, porque Él es  el dueño del oro y la plata, además hacedor de maravillas.

Decreto:
Que en los postreros días, seremos llenos del poder de su  Santo Espíritu: “Y Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días, derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. Y daré prodigios arriba en el cielo, y señales abajo en la tierra, sangre y fuego y vapor de humo.  El  Eterno traerá un espíritu de restauración, y fortaleza, ordenará al  el enemigo, te devuelva lo que te ha robado, y hará  memoria el Señor  de todas tus oraciones, y  vendrá  de su presencia los mejores tiempos de refrigerio.


Decreto:
Conocer y entender  que  Él  es,  El Eterno mi Dios, mi Padre bondadoso, mi escudo, mi refugio,  mi fortaleza, , es  como fuego consumidor que  destruirá y humillará delante de mí; a todos mis enemigos y a los que aborrecen tu nombre, los echaras, y los destruirás en seguida, porque  no se ha forjado el arma, con la que puedan dañar a un hijo de Dios. El Eterno te pondrá en alto, te dará las estrategias suficientes, para lograr el éxito de tus victorias. No temerás, porque su sombra está contigo, él es muralla sobre ti de día, y de noche y en lo  secreto de sus manos esculpido estás.




Decreto:
El es nuestro Dios y Padre: Y seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo “Y seré para vosotros por Padre y vosotros me seréis por hijos e hijas dice el Señor Todopoderoso. Su voluntad es que hoy y siempre tengas, una participación gloriosa, delante de su presencia, una unción que traspase los montes, una llenura de su Santo  Espíritu, que te habilite para hacer con excelencia, su extraña obra en la tierra  y una vida  llena de su propósito. El Padre te escogió, te predestinó, te adoptó,  te amo, y te atrajo al Él, con un manto de misericordia, para que habites en sus atrios, y seas saciado del bien de su boca, y tus ojos mirarán la bondad, y fidelidad de  su amor para ti. Te haga el Amado, más poderoso que todos los pueblos y los hombres de la tierra, para ver cielos abiertos en ti y tu casa, así puedas  decir a las naciones, y pueblos,  que  tu Dios ha sido bueno contigo, y para siempre ha sido su misericordia.   El es El Eterno, El Santo, y Sublime,  y nos creó para adorarlo y bendecirlo.  Tú le  perteneces   y nadie te arrebatará de su poderosa  mano.

Decreto:
Su voluntad es que yo profetice al valle de los huesos secos, para que los huesos adquieran piel y  haya carne entre  sus tejidos y profeticen a los cuatro vientos el día que tú decides levantarlos, El Eterno te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan. Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación en generación,  levantarás generaciones, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar.



Decreto:
Que nadie te podrá resistir o hacer frente porque, Yo iré delante de ti, peleando tus batallas,  enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos;  y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy Jehová, el Dios de Israel, que te pongo nombre. Dios te ha dotado de poderes sobre naturales para vivir una vida con propósito en la tierra,  tales como, espíritu de amor, poder y dominio propio, soy portador de una poderosa  unción,  que pudre los yugos.




Declaro:
Que eres el hijo de un gran rey, su gloria está sobre ti, y su presencia en ti, y  que a libertad te ha  llamado, no eres  más  esclavo de las tinieblas,  del pecado,  obedecerás única y exclusivamente la voz de tu Padre, y tus oídos no escucharan  los gritos de los que aborrecen su nombre.  Hoy decides  dejar la miseria, el saco roto, la ruina, la desgracia y salir con tu  cabeza en alto, porque sobre ti hay una unción de prosperidad, para que siempre tengas sobreabundancia, vivirás en paz, sin tristezas, mirarás los obstáculos de la vida, como una oportunidad para logar algo mejor.



Declaro:
Que  tu destino está en las manos del Padre y es inevitable que el favor de Él te alcance,  para cumplir todas las cosas, que de antemano, han sido trazadas para tu bienestar, hago por la fe, una transferencia de los poderes del siglo venidero al siglo presente, de tu riqueza del siglo venidero, de aquella que te dieron desde antes de la fundación del mundo, para que en un momento de tu vida experimentes lo sobrenatural de Dios, y comprendas, que naciste  para ver las cosas sobrenaturales de un Dios viviente, que  no morirá, más vivirá para siempre, y estarás junto a él, a través de su hijo Jesucristo.


Declaro:
Que tus ojos verán las grandes experiencias, que marcaron la vida de nuestros primeros padres, ellas   se manifiesten en estos momentos en tu vida, pido al Señor que retroalimente tu fe y que tus ojos sean abiertos para que través de Su entendimiento, puedas comprender cuál es la riqueza que El tiene reservada en los cielos  para ti, y la gloria que en tu vida ha de manifestarse.  Para que lo sientas con gracia y poder,  y que Él te sumerja en la densidad de su gloria, para que seas revestido de un manto de poder y autoridad,  en donde sean sujetados los poderes ocultos de las tinieblas, sea derramada desde el lugar de su presencia una segunda gracia, superior a la primera y por ella te sean revelados los secretos muy guardados, haga misericordia el Altísimo, puedas  contar que tu nombre y el nombre de tus hijos no será borrado de la tierra, sino que perdurarán  como los años gloriosos del olivo, te haga El Eterno, tan bendito y próspero  como a Efraín y Manases. 


Declaro:
Que El Padre de amor te dará  abundancia de sabiduría, inteligencia,  un nuevo corazón, y la suficiente gracia,  para que se te otorgue, de parte del Padre,  el hacer lo bueno, lo recto y lo verdadero. Tú serás  prosperado en todo lo que emprendas, El Padre te haga participe de sus promesas, de todos sus  pactos, para que haya flexibilidad en tu espíritu para amarlo, entenderlo y creerle con toda tu fuerza, alma y espíritu a fin de que puedas agradarlo en todos tus caminos.   Selle el altísimo tu corazón de sus  múltiples bondades, misericordias y  fortalezas, y El Altísimo  por amor de su nombre cumplirá sus promesas en ti.



Declaro:
Que el Padre te dará suficiente salud y vida abundante para que veas a tus generaciones crecer, el propósito de Dios y sobre todo que la vida para ti se convierta en un puente, en un aliado un amigo, que esta vida saludable perdure hasta que tus ojos se cierren en la tierra de los vivientes. El Eterno te bendecirá con las riquezas del cielo para que suplan todas tus necesidades, y realice todos tus sueños de vestir, comer, viajar, y disfrutar de todas las cosas buenas que la vida te ofrece, ánimo porque el misericordioso concederá los deseos de tu corazón. En tu vida reconocerás  que El es, la gloria de su potencia, y por su buena voluntad, Padre Poderoso,  acrecentarás nuestro poder. Ya que tu deseo es que te bendigan y bendigan tus obras, y exalten todo tu señorío y como resultado de ello,  nacerá tu gloria sobre nosotros.




Declaro:
Que El Altísimo despierta en nosotros, lo que ya es verdad, nuestra belleza, con la que él nos ha creado. Nos reconcilia con la vida, con Él,  nos devuelve a esa sencillez, en las que, las heridas, los recelos, las desconfianzas, no, nos robarán su unción, su  bendición, más bien, permaneceremos siempre en  su presencia,  en su  comunión, en su santuario, unidos a su  verdad.
Siendo nosotros bendecidos, tenemos ocasión de ser bendición, no sólo con las palabras, sino también con el pensamiento, con la mirada, con la sonrisa, con la actitud, con los gestos, con nuestras palabras, y declarando la  palabra de Dios que es la que tiene todo el poder, de activar las promesas de Dios en nuestras vidas, a fin de ver realizado,  el milagro que esperamos.


Declaro:
Que el Padre,  te dará  por herencia las naciones,  y como posesión tuya los confines de la tierra.  Tú entrarás en su lugar santo y hallarás descanso para el oportuno socorro,  siempre permanecerás  en los atrios de su santidad, hasta  que tu espíritu sea lleno, de la plenitud de presencia. No desmayes, en el día de la aflicción porque  él es tu Dios que te esfuerza; y siempre te sustentará con la diestra de su justicia, no temas yo te ayudo, te dice el Santo de Israel.







Te bendigo :
Para que te goces y te alegres para siempre en las cosas que el Eterno Dios Ha creado para tu bienestar, porque el Señor trae a tu corazón alegría y a su pueblo espíritu de gozo y de salvación, deseo que por amor a su nombre tu edifiques tu casa y puedas disfrutar de ella, plantes viña y comas del fruto de ella, pido a Dios que nadie te robe tu fuerza y lo que has logrado levantar como herencia de tu familia; como son los días de los árboles, así sean los días de tu vida y por la abundancia de su nombre logres disfrutar de la obra de tus manos, son años que pido de bendición para ti, para que no trabajes en vano, ni des a luz maldición, al contrario deseo que te embaraces de su gloria.

Te bendigo:
Con la máxima cuota de talento que un hombre recibe de Dios en la tierra, deseo que por la gracia de Él puesta en ti, recibas diez talentos, con amplia capacidad de multiplicación y con el propósito que pongas el alto su nombre y honres la voluntad del Padre  Eterno, todo en la vida se multiplique en tus manos y se adhiera sobre tus talentos, espíritu de gracia, sabiduría,  ciencia e inteligencia para que todo los decretos divinos los puedas cumplir con honor y bendición delante de su gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada