Bienvenido

Bendiciones!! Que alegría saber que tenemos este espacio, como un oasis en el desierto, en donde encontremos y compartamos la palabra de Dios, Las buenas Nuevas y todo aquello que traiga bendición a nuestras vidas.

Espero lo disfruten!!

martes, 21 de junio de 2011

Bendiciones 21 de junio 2011

                                            21 DE JUNIO 2011



DRECRETO

SOBRE EL ESPIRITU DE ADORMECIMIENTO que no podrá conmigo, porque ha sido abundante el aceite que se ha derramado en mi vida para tener mi lámpara 24 hora encendida por lo tanto, no seré presa fácil como a Sansón que lo durmieron en las piernas de Dalila, tampoco no harán planes con mi carme las carroñas y lo buitres del desierto porque ellos esperan que me duerma para caer sobre mí , no olvido que lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera en mi camino, le ordeno a mi alma que esté vigilante y en continua alerta, ruego a Dios por mi espíritu que no disminuya su capacidad de búsqueda y oración delante del Padre, en el nombre de Jesús mi Yeshua, yo velaré y no daré sueño a mis parpados hasta ver la gloria y el Ángel del Altísimo acampando a mi lado.









DECRETO

SOBRE EL ESPÍRITU DE TEMOR, que hoy se aumenta más mi confianza en Dios, en sus palabras, cada una de su promesa y en la gracia que Él ha destinado para mi vida, no les temeré a las tormentas porque ellas están diseñadas para darme aliento, no temeré a los hombres porque son barro y un soplo temporal de vida, no le temeré a los demonios y espíritus inmundos, porque  Cristo me dio la victoria y  ellos están debajo de mis pies para siempre, no les temeré a los malos tiempos porque son los mejores momentos de aprendizaje para hacer cambios y pasar a otra dimensión, a otro nivel.   Hoy confiare  más que nunca en el Dios Eterno el Santo de Israel, el que me tiene en sus manos y el que levanta mi cabeza.









DECRETO

SOBRE EL ESPIRITU DE ENVIDIA, que por la gracia de Dios no estaré nunca en banca rota o  destruido, no se reirán de mi cuando vean al devorador pasar y tocar mi bienes, mis pertenencias, porque ciertamente hay una promesa Eterna que me ampara, bajo el pacto de la obediencia. Que dice:

 “Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. Benditas serán tu canastas y tu artesa de amasar.  Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir.  El Eterno derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti.”

  Cubro con la sangre del cordero a toda mi familia, derramo un manto de protección sobre mis bienes, desato una doble cobertura sobre el ministerio con el cual Dios me ha bendecido.









DECRETO

SOBRE EL ESPÍRITU DE MISERIA, que hasta Aquí llegó su fuerza, astucia, engaño, y LOS AÑOS DE ESCLAVITUD en los cuales  tuvo engañadas a mis generaciones, se rompe en el nombre de Jesús nuestro Yeshua todo lazo, cordón, o cualquier conexión, con la pobreza, miseria, ruina, y desgracia económica.  Hoy, por la fe llamo a los cuatro vientos de Dios para que se pongan de acuerdo y soplen toda clase de bendiciones, del mar vengan toda sus riquezas, de la tierra lo más selecto de cada reino,  del cielo, esos suculentos manjares del Padre. Vive el Señor en cuya presencia estoy que seré bendecido en la tierra, sin limitación alguna, gozaré de buena salud, abundancia de bienes, solvencia económica, viajes, vestidos, calzado,  y con mucha capacidad para invertir en el reino de Dios, de extender mi mano al necesitado, de llevar ayuda al hambriento,  hoy decreto que es el día de mi abundancia, el día en que se abren las ventanas de los cielos.





DECRETO

SOBRE EL ESPÍRITU DE ESTUPOR El príncipe de este mundo ha cegado la mente de los humanos, los hace incrédulos, para que no vean la luz del glorioso evangelio de Cristo, el cual es la imagen de Dios. ya que su fuerza radica en poner vendas mágica en los ojos de los hombres y privarlos del entendimiento de la lectura, de la revelación total de las Sagradas Escrituras, documentos, escritos,  o de toda revelación Divina; vengo en contra de su poder, de su astucia para cegar y confundir, reprendo en el nombre de Jesús nuestro Yeshua, cualquier forma usada en mantener cautivas a generaciones por este espíritu, a la mente de modo que hasta el día de hoy tienen puesto el mismo velo por el endurecimiento de sus corazones.   Pido que hoy una orden del cielo, se escriba, se decrete  y selle que desde ahora, en este momento, deja de operar en nuestras vidas. Llegue departe de Dios un despertar, una nueva visión, un espíritu de revelación para el entendimiento y conocimiento de la verdad de su palabra, y que  nosotros  vivimos siempre bajo la influencia de su Espíritu Santo.



DECRETO

MISERICORDIA SOBRE LA ORDEN DE DIOS cuando clamó al oído del profeta diciendo: “Los verdugos de la ciudad han llegado, y cada uno trae en su mano su instrumento para destruir. Pasad por la ciudad en pos de él, y matad; no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia. Matad a viejos, jóvenes y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno; pero a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no os acercaréis; rogamos ahora por su señal sobre nuestra frente”.  Ezequiel 9

Me uno a los miles de hombres y mujeres que amamos su nombre, para  que nos exonere de esta poderosa devastación, poniendo el sello de misericordia sobre nosotros, y rogamos bajo su temor y una profunda humillación, que nunca quite de nosotros su Santo Espíritu o aleje su gloria de nuestra tienda. Nuevamente te rogamos, oh Dios, que tus ojos nos perdonen y tengan misericordia,  no hagas recaer el camino de nosotros sobre nuestras propias cabezas, extiende tu mano y ayúdanos




DECRETO

SOBRE EL ESPÍRITU DE ENGAÑO cuyos padres son la iniquidad y la maldad, para  que no prosperen sus tentáculos tenebrosos sobre mi vida, el Dios Eterno en cuya misericordia me apoyo, estará sobre mí, velará por mi corazón y pondrá gurda sobre nuestros oídos, para no oír palabras lisonjeras llenas de veneno de serpiente.  Te ruego que destruyas sus planes de engaño para que nunca sea expulsado del huerto, de una vida estable rodeada de tus bendiciones, cierro en el nombre de Jesús nuestro Yeshua, todo espíritu de engaño, porque es allí cuando los hombres dejan de amar la verdad, confiando más en experiencias psíquicas, sentimientos, emociones, sensaciones espirituales y deseos carnales disfrazados de espirituales, cuando los hombres van en busca de lo espectacular, de señales y manifestaciones visibles, de adivinación, de hechicería, religiones extrañas, en vez de buscar de la verdad de Dios.











DECRETO

SOBRE EL ESPÍRITU DE ENFERMEDAD que no me doblegara ni  me postrará en una cama porque así dice el  Señor, el santo de Israel, “El ánimo del hombre soportará su enfermedad; Mas ¿quién soportará al ánimo angustiado?” Creo que el ánimo del hombre soportará su enfermedad física, emocional, sicológica. Hemos aprendido que el alma está compuesta por los pensamientos, la fuerza y la voluntad. Declaro que tendré ánimo para vivir, correr, ver a todas mis generaciones delante de su presencia, tendré ánimo para ver la siembra y la cosecha, el reverdecimiento de todas sus gloriosas y poderosas promesas, comer de lo que abunda y sobreabunda, nada me hará daño, mi cuerpo responderá al diseño de Dios y a la estructura como templo del Espíritu Santo.











DECRETO

SOBRE EL ESPÍRITU DE INIQUIDAD esa onda expansiva de la conducta distorsionada de nuestros padres o antepasados, ruego al Padre que la anule en mi generación y en la generación de mis hijos para que ellos no sean azotados por esta terrible maldición, apelo al acta de decreto que fue clavada en la cruz, y en las palabras del Altísimo que dicen  que fuimos llamados para heredar bendición y no maldición, la iniquidad no dañará, mi conducta, mi actitud, mi corazón y por ella nunca estaré en vicios, jamás en maldad, y violencia, declaro que la iniquidad no hará que yo sea aborrecible por los hombres, que caiga en la miseria, en la derrota y fracaso o que ande por las calles mendigando y buscando el pan con dolor.







DRCRETO  que lo que el Eterno, el Dios de los ejércitos ha determinado, ¿quién lo impedirá? Y su mano extendida, ¿quién la hará retroceder? Por fortaleza te he puesto, en mi pueblo por torre; conocerás, pues, y examinarás el camino de ellos. Y vendrán a ti humillados los hijos de los que te afligieron, y a las pisadas de tus pies se encorvarán todos los que te escarnecían, y te llamarán Ciudad del Dios Eterno, Sion del Santo de Israel. No se tardará más ninguna de mis palabras, sino que la palabra que yo hable se cumplirá, dice el Señor. 



DECRETO lo que ha dicho el Señor: Por lo que hicieron los enemigos de tu pueblo con venganza, cuando se vengaron con despecho de ánimo, destruyendo por antiguas enemistades; por tanto, así ha dicho Jehová: He aquí yo extiendo mi mano contra los enemigos, y cortaré a la maldad su corazones, y destruiré el resto que queda en la faz de la tierra. Y haré en ellos grandes venganzas con reprensiones de ira; y sabrán que yo soy el Dios de Israel, cuando haga mi venganza en ellos. Dales el pago, oh Dios, según la obra de sus manos.  Entrégalos al endurecimiento de corazón; tu maldición caiga sobre ellos.  Persíguelos en tu furor, y quebrántalos de debajo de los cielos, hasta borrar su maldad de la tierra.



DECRETO con autoridad lo que ha dicho el Señor: No se tardará más ninguna de mis palabras, sino que la palabra que yo hable se cumplirá, y hará lo que él quiere, cierra  la boca de aquello que en su corazón maquinaban y decían Dios lo ha abandonado y los ha desolado, visítanos oh Dios y muéstrales tus grandes y gloriosas maravillas para con nosotros, desborda tus bendiciones hasta las tercera y cuarta generación de mi familia.





 DECRETO sobre el espíritu de venganza, que no saldrá de su prisión y sus cadenas eterna nunca serán quitadas, dales el pago, oh Dios, según la obra de sus manos. Entrégalos al endurecimiento de corazón; tu maldición caiga sobre ellos. Persíguelos en tu furor, y quebrántalos de debajo de los cielos, hasta no dejar indició de su maldad.





Decreto  Que así como ha venido mal sobre nosotros, que con dolor hemos comido nuestro pan, las enfermedades han visitado nuestro cuerpo, así traerá Dios sobre ellos todo el bien que acerca de ellos habló. Y poseerán heredad en esta tierra de la cual ahora vosotros decís: Está desierta, sin hombres y sin animales, es entregada en manos de nuestros enemigos. Declaro lo que dice el Señor:  Heredades compraremos por dinero, y harán escritura y la sellarán y pondrán testigos, heredaremos tierras llenas de árboles, ríos, ganados, jamás seremos removidos de nuestra herencia, tierra alégrate gózate porque Dios mandara la lluvia y la bendición.



DECRETO El cumplimiento de todas las cosas por la cual he orado, vigilado, ayunado, y todo el tiempo que en integridad he permanecido delante del Señor, vengan esos Días de cielos abiertos, esos bellos momento donde la vara de Aarón reverdeció, por amor a su nombre haga el Señor misericordia de mí y me permita el cumplimiento de todas las promesas, deseo que no pase un día más en mi vida sin que yo oiga su voz, vea la zarza o su ángel que me tome de la mano derecha y ponga el mana en mi boca para caminar sin desmayar.



DECRETO miles de semillas para mis manos según la bendición que le dio al hombre en el huerto del Edén. He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; por esta palabra declaro que miles de semilla llegarán a mis manos, los cuatro vientos de Dios, que actúan de acuerdo a su palabra, la traerán, según su géneros y su especie llegarán, no ocuparán abono, agua, sol, o tierra porque están diseñada para crecer en cualquier ambiente porque tu, oh Dios, das semilla al que siembra y pan al que come.

DECRETO lo que a  ha dicho el Señor: También caerán los que sostienen los verdugos que atacan mi alma, y la altivez de su poderío caerá; desde los cuatro puntos de la tierra caerán en Él a filo de espada, dice el Señor. Y serán asolados entre las tierras asoladas, y sus ciudades serán entre las ciudades desiertas.  Y sabrán que Él es  el santo de Israel, cuando ponga fuego, y sean quebrantados todos sus ayudadores. En aquel tiempo saldrán mensajeros de delante de mí en naves, para espantar a Etiopía la confiada, y tendrán espanto como en el día de Egipto; porque he aquí viene. El, y con Él su pueblo, los más fuertes de las naciones, serán traídos para destruir la tierra; y desenvainarán sus espadas sobre Egipto, y llenarán de muertos la tierra. 

DECRETO SOBRE EL ESPÍRITU DE MALDAD, que no tendrá la fuerza y la capacidad de hacerme daño, todas sus intenciones de perversidad en el nombre de Jesús mi Yeshua, sean  canceladas y por la gracia de Dios también cancelo la maldad de la muerte, del odio, la violencia, no llegará la maldad a mi hogar y jamás atravesará el cerco de protección del abrigo del Altísimo y la sombre del Omnipotente. Por tanto, así dijo el Señor: “Ya que por ser encumbrado en altura, y haber levantado su cumbre entre densas ramas, su corazón se elevó con su altura, yo lo entregaré en manos del poderoso de las naciones, que de cierto le tratará según su maldad. Yo lo he desechado. Y lo destruirán extranjeros, los poderosos de las naciones, y lo derribarán; sus ramas caerán sobre los montes y por todos los valles, y por todos los arroyos de la tierra será quebrado su ramaje; y se irán de su sombra todos los pueblos de la tierra, y lo dejarán. Sobre su ruina habitarán todas las aves del cielo, y sobre sus ramas estarán todas las bestias del campo, para que no se exalten en su altura todos los árboles que crecen junto a las aguas, ni levanten su copa entre la espesura, ni confíen en su altura todos los que beben aguas; porque todos están destinados a muerte, a lo profundo de la tierra, entre los hijos de los hombres, con los que descienden a la fosa. Así ha dicho el Señor: El día que descendió al Seol, hice hacer luto, hice cubrir por Él el abismo, y detuve sus ríos, y las muchas aguas fueron detenidas; al Líbano cubrí de tinieblas por Él, y todos los árboles del campo se desmayaron.  Ezequiel 31:10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada