Bienvenido

Bendiciones!! Que alegría saber que tenemos este espacio, como un oasis en el desierto, en donde encontremos y compartamos la palabra de Dios, Las buenas Nuevas y todo aquello que traiga bendición a nuestras vidas.

Espero lo disfruten!!

martes, 18 de septiembre de 2012

YO DETERMINO



DETERMINO

Juicio divino inmediato, Inmovilidad, debilitamiento de fuerza y la incapacidad de operación al espíritu de Jezabel y su fuerza destructiva a los ministerios, matrimonios, las finanzas, la verdadera adoración,  bajo el nombre que tiene autoridad y dominio para neutralizar este poder, El santo nombre de Jesús, me amparo porque estoy en estos momentos plenamente convencido  que el espíritu de JEZABEL no destruirá mi la capacidad de bendecir y ser bendecido, el derecho legal de hablar a los abatidos de Sion, enlutados, afligidos, amargados de espíritu y en virtud del poder Divino anunciaré que la puerta de la misericordia y la gracia, está abierta y que pueden entrar, la mesa está servida, y pueden comer en abundancia hasta estar satisfechos,  anunciaré también que los cielos están abiertos y nadie los puede cerrar, proclamo libertad para seguir profetizando, levantando el altar caído de Dios y decirles a los falsos profetas de baales que hoy será cortada su cabeza en el nombre de Jesús, amen

DETERMINO

Que Dios escuchará mis ruegos desde los cielos, abogará por mi causa, y pueda ser que en un solo día cambie mi vida para siempre y el destino de toda mi familia, estoy plenamente convencido que el desierto florecerá antes de tiempo, mi situación actual sufrirá una transformación total para bien, nada quedará igual porque confió en la palabra que dice. “Porque Dios no es injusto como para olvidarse de vuestra obra y del amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido, y sirviendo aún, a los santos. Pongo esta verdad en mi corazón y pacientemente esperare en el.” Hebreos 6:10

 

DETERMINO

Milagros financieros en abundancia con capacidad retentiva y permanente en donde se concluya el ciclo de mi miseria, escases, vergüenza y múltiples necesidades en mi vida y de mi familia, determino paz para todos los que por una deuda perderán sus casas, salud en aquellos que por finanzas no pueden recibir el tratamiento adecuado; abundancia de pan y estabilidad emocional en aquellos que fueron despidos de sus trabajos, determino restitución de sus bienes para todo aquel que fue robado, engañado o tuvo pérdidas en un mal negocio.  y deseo que de repente suceda algo sobrenatural departe de  Dios para los hijos del reino que tienen meses buscando y aun están sin trabajar.

 

DETERMINO

Que algo grande viene para mi, el mismo Dios es quien se  encargara con poder y autoridad  personalmente de mi caso... el conoce la situación actual en la que me encuentro y donde menos lo imagine, será Él quien abra esas oportunidades que he estado esperando, esa puerta que ha estado por años cerrada... como lo hará? no lo sé...!!! Lo que si se es que debo  tener la plena certeza que lo hará, pues ya me lo prometió. Creeré aunque ahora no vea nada, creeré aunque viva circunstancias contrarias y desmotivadoras. Sé que  todos mis acontecimientos van a converger precisamente en lo que Él se propuso hacer conmigo desde antes de la fundación del mundo.

 

DETERMINO 

Que no seré esclavo del temor, de la inseguridad que por años han tenido mi alma en cárceles espirituales, porque soy hijo, Dios mandó a nuestro corazón el Espíritu de su propio Hijo, que clama al Padre: ¡Abbá Padre ! o sea: ¡Papito!” Así, pues, ya no seré un esclavo, sino hijo, y mía es la herencia por la gracia de Dios. Llegó la hora de mostrar quien soy en Cristo y tener  la seguridad que en su misericordia Él me ha dado la victoria.    

 

DETERMINO 

Como hijos de Dios nacimos libres e iguales al  pacto de Abraham en dignidad dotados de una mente sabia, y corazón puro, con derechos y libertades, proclamo en esta declaración, sin que haya distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, opinión política o de cualquier otra índole social,  de  nacionalidad, o de posición económica, que nunca más las tinieblas ni los hombres menospreciarán nuestra concepción en Cristo y el derecho de autoridad y representación divina debajo del cielo.   Tenemos derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad personal. Nadie de mi familia estará sometido a esclavitud ni a servidumbre; tampoco será sometido a torturas, secuestro o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Toda mi familia está cubierta por  la ley divina y Jesucristo nos dio el  derecho  a la  protección del favor y la gracia de Dios.

 

DETERMINO 

Que nadie que viva bajo la seguridad de mi techo podrá ser detenido, preso ni desterrado injustamente, porque tengo el derecho a un recurso efectivo ante los tribunales celestiales y terrenales competentes, que me ampara contra actos que violen mis derechos fundamentales reconocidos por la ley divina. Tengo derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oído públicamente y con justicia por un tribunal Celeste, para la determinación de mis derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación en materia penal. Tengo derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de mis opiniones y mi fe en Cristo.

 

DETERMINO 

Que el  pasado sólo sirve para una cosa: para aprender e impulsarme a nuevos logros personales, declaro que  mi cerebro funciona como una gran base de datos de experiencias, de acciones y reacciones. Es mi memoria, y la uso únicamente con el fin de no volver a cometer los mismos errores que una vez cometí, no caeré en el juego de los fracasados, derrotados que han perdido la esperanza de volverse a levantar.   La vida no es una regla de tres, y la misma acción en las mismas circunstancias no tiene porque llevarme siempre al mismo resultado, eso está por cambiar a partir de ahora. Yo quiero resultados distintos  y tengo que cambiar mis acciones, no puedo pasarme toda la vida haciendo lo mismo y a la vez pretender que algo cambie, pero tampoco permitiré que mi memoria, transformada en miedo, me impida volver a arriesgarme, volver a probar, o volver a intentarlo.

DETERMINO

Tomar a partir de hoy las mejores decisiones de mi vida: Fijar de manera clara y exacta la información que me asegura que, ya sea por enfermedad, pobreza, ataques de los hombres, de los demonios, o cualquier cosa que se quiera levantar para hacerme daño, soy más que vencedor en Cristo Jesús.   Averiguaré, indagaré cual ha sido mi riqueza en Cristo y tomaré el lugar que Él me ha puesto en la tierra de los vivientes hasta el día de mi herencia eterna.  Fijaré mi visión en lo que no veo pero sí creo, a partir de lo que Dios me ha prometido, avanzaré sin temor porque nunca conoceré el límite de Dios porque no existe, me moveré en esta dimensión sin límites, ataduras, o cualquier resistencia, ya que nací para ser exitoso y próspero en esta tierra. 

 

DETERMINO

El perdón por todas mis faltas y desconectarme de las faltas de mis padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos que cometieron contra ti y de toda injusticia que tuvieron contra otras personas y romper el vínculo de maldad que ellos hicieron.

 

DETERMINO

El perdón por el pecado de idolatría que practiqué, por haber puesto mi confianza en imágenes, o por haberme postrado ante ídolos hechos por las  manos de los hombres, y por pactos y promesas que realicé delante de ellos y los demonios que están detrás de ellos.

 

 

DETERMINO

El perdón por haber usado tu nombre en vano. Pido perdón por el pecado de nuestros antepasados y los habitantes de mi tierra que vivieron en ignorancia apartados de ti, practicando cosas abominables delante de tus ojos.

 DETERMINO

El perdón por el pecado abominable de toda práctica del ocultismo; brujería, hechicería, conjuros, supersticiones, cartomancia, quiromancia, adivinación, consulta a los muertos, por haber consultado a brujas, magos o hechiceras, desobedeciendo así tu palabra y tu voluntad.

 DETERMINO

El perdón por pecados de índole sexual como el adulterio, fornicación, masturbación, pornografía, por invalidar el pacto del matrimonio con el divorcio, de parte nuestra o de nuestros padres. Perdón por el daño ocasionado a las personas que fueron afectados por mi causa con estos pecados.

 

DETERMINO

El perdón por el pecado de la práctica de sectas, ateísmo, falsas doctrinas, fariseísmos, religiosidad, legalismos, liviandad, y tibieza en nuestra vida en cuanto a nuestra relación con Dios.

 

 

DETERMINO

El perdón por la dureza de corazón de nuestros padres y antepasados que se resistieron a ti y a tu palabra y a la salvación que es en Jesús y que rechazaron abiertamente la salvación y la vida eterna.

 DETERMINO

El perdón por todos nuestros pecados con los cuales te he ofendido. Hoy corto la visitación de castigo, y juicio por la maldad de nuestros antepasados, al no tener  la fe y confianza del Sacrificio del hijo del Dios viviente, que murió por nuestros pecados y nos limpia de toda maldad (iniquidad).

DETERMINO 

Por mi libre albedrio, que  hoy decido renunciar a toda herencia de maldición, y escojo la rectitud, la justicia y la santidad de vida, delante de mi Dios, a través de su hijo Jesús y bajo el poder del Espíritu Santo.

DETERMINO 

Que estoy en el Nuevo Pacto en Cristo Jesús y que Él  dio su vida para limpiar todos nuestros pecados, fue herido por nuestras rebeliones, que llevó nuestras iniquidades, Él recibió el castigo para que nosotros tengamos paz con Dios.

DETERMINO 

 Y decreto que estoy en paz con Dios, que por la obra de Cristo estoy reconciliado con el Padre Celestial, que el acta de los decretos que estaba escrita contra mí está invalidada, y que la separación que había entre  Dios y yo a causa de los pecados sin confesar y la iniquidad hoy se elimina.

DETERMINO

El perdón por todos mis pecados, mis rebeliones, transgresiones e iniquidades, porque he pecado contra ti, he actuado impíamente delante de ti, he transgredido tus mandamientos y he sido rebelde a tu palabra y ahora me arrepiento.

Recibo el perdón y la justificación por medio de Jesús mi Señor y Salvador, a quien reconozco como amo y Señor de mi vida y de mis descendientes.

Le notifico al diablo, a todo principado, gobernador o hueste Espiritual de maldad asignada a mi vida y a la de  mis descendientes que quedan inoperantes.  En el nombre de Jesús, queda prohibido tocar nuestras vidas a través de maldiciones, herencias y pactos, porque los derechos que creían tener, han sido eliminadas por la confesión y el perdón de los nuestros pecados.

Declaro sobre mi vida y la de mis descendientes, purificación, limpieza y libertad, hasta mil generaciones, en el nombre de Jesús, el hijo del Dios viviente. Amén!

Únete al grupo de facebook http://www.facebook.com/#!/groups/107708955942345/

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada