Bienvenido

Bendiciones!! Que alegría saber que tenemos este espacio, como un oasis en el desierto, en donde encontremos y compartamos la palabra de Dios, Las buenas Nuevas y todo aquello que traiga bendición a nuestras vidas.

Espero lo disfruten!!

martes, 20 de septiembre de 2011

20 de septiembre 2011

No te rindas, cuando te encuentres en medio del mar en aguas profundas y los vientos sean contrarios, y si sientes que es tu final y no encuentras salida, solo levanta tu mirada mira al que camina sobre las aguas del cual se dice que tiene poder para calmar los vientos y cumplir su promesa que las aguas no te ahogarán y los ríos te anegarán porque Él estará contigo.



No te rindas, aún estás a tiempo de alcanzar y comenzar de nuevo, aceptar el proceso de Dios, librarte de las sombras,  enterrar tus miedos, liberar el lastre, retomar el vuelo.



Cuando los hombres, el mundo y los demonios te despojen de tu gloria, arrancando tu libertad en un solo instante y al mirar a tu alrededor te encuentras en la cárcel, atado con un cepo en tu pie y cadenas en tus manos, algo grande va a suceder y de repente es donde todo se sacudirá, la rejas se romperán, el cepo se partirá dos y serás libre de toda cadena que te ata,  entonces aparecerá el ángel del señor que te tomará de la mano derecha y te pondrá en libertad, te vestirá con el vestido de vencedor y la gloria de Dios resplandecerá con mayor poder, serás libre para siempre.



No te rindas, que la vida está llena de grandes y gloriosas oportunidades, ánimo porque hay que  continuar el viaje, perseguir y alcanzar tus sueños, destrabar el tiempo, correr los escombros y destapar la luz que se esconde en tu interior es hora de un nuevo amanecer, de un nuevo día lleno de bendiciones y misericordias.




No te rindas, aún hay esperanza,  por favor, no cedas, aunque el frío te congele y no tengas como abrigarte, aunque el miedo muerda y se convierta en tu enemigo, aunque el sol se esconda y se acalle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tu corazón y tiene que crecer en ti una fe que mueva montañas, que arranque el milagro que esperas, búscala esa fe vive en ti y con ella lograrás vencer los obstáculos que la vida te ponga.


No te rindas, si la enfermedad toca la puerta de tu casa y viene con la intención de arrancarte la vida, llevarte a la miseria, detenerte y postrarte, toma fuerza de donde no hay y háblale, dile que nuestro Dios Eterno, el Santo de Israel es tu sanador y que está vencida desde hace dos mil años en la cruz del calvario, con gozo dile que todo lo que traiga será lo mínimo que por un camino entrará pero por diez se irá destruida,  ya que confiamos en Dios nuestro sanador 



No te rindas, porque todavía tienes fuerza para abrir las puertas, quitar los cerrojos, bajar el puente y cruzar el foso, derribar las murallas, volver a tomar fuerzas y aceptar el reto, porque eres libre y tus pasos se dirigen hasta la tierra de tus sueños, de tu libertad, hacia la promesa.

No te rindas, recupera la risa porque Dios cambio tu lamento en baile, ensaya un cantico nuevo de victoria, no bajes la guardia y extiende tus  manos, despliega las alas e intenta de nuevo tu vuelo, celebra con gratitud los días de tu peregrinar por la tierra, remontarte a los lugares altos donde Dios te ha llevado y si miras el pasado hazlo como algo que ya pasó,  porque así, sin reparar en el pasado y con tu mirada en el futuro, tu  día será más claro y tu vida más feliz.

No te rindas, por favor, espera un poco más de tiempo  aunque la visión, las promesas y el cumplimiento de ellas se tarde, no cedas, aunque los hombres te den la espalda, aunque el miedo llegue como una sombra tenebrosa y susurre a tus oídos diciéndote que todo está perdido que no se puede hacer nada, no te desanimes porque todavía hay esperanza y por amor a ti enviará a su Santo Espíritu quien restaurará todas las cosas.

Alégrate porque cada día es un nuevo comienzo, porque ésta es la hora y el mejor momento, porque tienes alas y puedes lograr tus sueños, porque no estás solo, porque Él te quiere bendecir y promover a los lugares altos donde habita su gloria.



No te rindas cuando las cosas van mal, como sucede a veces. Cuando el camino por el que andas parece todo cuesta arriba. Cuando los fondos son bajos y las deudas altas, y quieres sonreír, pero tienes que suspirar. Animo porque así te dice el Señor el santo de Israel, el desierto florecerá, las aguas bajarán, y las bendiciones llegarán sin límite al seno de tu hogar.



No te rindas cuando las preocupaciones y los problemas te presionan hasta el límite, y quieres correr, gritar y escapar, descansa toma tu tiempo para meditar en las promesas del Señor, la vida da vueltas extrañas, aprendemos de todo, pero   a veces  el fracaso hace retroceder,  no te rindas pues esas promesas se hacen realidad.









No te rindas, aunque el avance parezca lento, puedes obtener el triunfo con otro golpe. a menudo el objetivo está más cerca de lo que un hombre débil y vacilante cree, Muchas veces el luchador se rinde, cuando pudo haber conquistado la copa del vencedor soportando un poco más. Así que no abandones la pelea cuando te golpeen fuerte. Espera, soporta un poco más  cuando las cosas parecen peor, es allí cuando no debes rendirte.



No te rindas, desata esta verdad en tu corazón:

 Si bien estaré quieto en el día de la angustia, Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; Con todo, yo me alegraré en el Señor, Y me gozaré en el Dios de mi salvación.” 



No te rindas y desata esta verdad en tu corazón:

Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo; Y después de deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver a Dios; Al cual veré por mí mismo, Y mis ojos lo verán, y no otro, Aunque mi corazón desfallece dentro de mí, yo lo veré. 



No te rindas y desata esta verdad en tu corazón:

 He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida; delante de mí están siempre tus muros. Tus edificadores vendrán aprisa; tus destruidores y tus asoladores saldrán de ti. Alza tus ojos alrededor, y mira: todos estos se han reunido, han venido a ti. Vivo yo, dice el Señor, que de todos, como de vestidura de honra, serás vestida; y de ellos serás ceñida como novia. Porque tu tierra devastada, arruinada y desierta, ahora será estrecha por la multitud de los moradores, y tus destruidores serán apartados lejos. Aun los hijos de tu orfandad dirán a tus oídos: Estrecho es para mí este lugar; apártate, para que yo more.”





No te rindas y desata esta verdad en tu corazón:

 En vez de bronce traeré oro, y por hierro plata, y por madera bronce, y en lugar de piedras hierro; y pondré paz por tu tributo, y justicia por tus opresores. Nunca más se oirá en tu tierra violencia, destrucción ni quebrantamiento en tu territorio, sino que a tus muros llamarás Salvación, y a tus puertas Alabanza. El sol nunca más te servirá de luz para el día, ni el resplandor de la luna te alumbrará, sino que el Señor te será por luz perpetua, y el Dios tuyo por tu gloria. No se pondrá jamás tu sol, ni menguará tu luna; porque el Eterno Dios te será por luz perpetua, y los días de tu luto serán acabados.”



No te rindas y desata esta verdad en tu corazón:

Porque como a mujer abandonada y triste de espíritu te llamó el Señor, y como a la esposa de la juventud que es repudiada, dijo el Dios tuyo. Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias. Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo el Señor tu Redentor”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada