Bienvenido

Bendiciones!! Que alegría saber que tenemos este espacio, como un oasis en el desierto, en donde encontremos y compartamos la palabra de Dios, Las buenas Nuevas y todo aquello que traiga bendición a nuestras vidas.

Espero lo disfruten!!

martes, 19 de julio de 2011

19 de julio 2011

                                 19 de Julio 2011



ENSEÑAME

A hacer tu voluntad, si tienes que pasarme por el fuego, las tormentas, los mares y los ríos, los montes o los desiertos no te tardes en hacerlo, hazlo porque solo así aprenderé a conocer el deseo de tu corazón, no me niegues este gran deseo que arde en mi corazón de hacer y cumplir el propósito por el cual fui creado, guía mi corazón hacia tus mandamientos, plásmalos como un sello imborrable hasta que aprenda hacer lo bueno lo recto y lo verdadero.



ENSEÑAME

El valor de la semilla y como sembrarla, ayúdame a estar atento, y oír tu voz; atender, y oír tus dichos.  El que ara para sembrar, ¿arará todo el día? ¿Romperá y quebrará los terrones de la tierra? Cuando ha igualado su superficie, ¿no derrama el eneldo, siembra el comino, pone el trigo en hileras, y la cebada en el lugar señalado, y la avena en su borde apropiado? Porque su Dios le instruye, y le enseña lo recto; que el eneldo no se trilla con trillo, ni sobre el comino se pasa rueda de carreta; sino que con un palo se sacude el eneldo, y el comino con una vara. El grano se trilla; pero no lo trillará para siempre, ni lo comprime con la rueda de su carreta, ni lo quebranta con los dientes de su trillo.





ENSEÑAME

A no tener temor en mi corazón cuando mis enemigos gritan con desenfreno y preparan sus garras para devorar mi carne, muéstrales tu venganza y la destrucción sin precedentes que vendrá sobre ellos, los barrerás como polvo y los lanzarás al viento y nunca más mis ojos los verán, mas tu siervo te alabará con gratitud de corazón por esta gran victoria que por amor a tu nombre harás sobre mí, mil gracias por esta gran bondad.



ENSEÑAME

Muéstrame a no perder en control cuando de repente pongan la carta de despido en mis manos y sienta que el mundo se desploma encima de mí, dile a mi alma que por cada puerta que se cierra hay miles y mejores que se preparan para abrirse, estaré confiando en entender que tu permites que yo pierda algo bueno para darme algo mucho mejor, que no dependo de las decisiones de los hombres sino de la multitud de tu grandeza.



ENSEÑAME

Que no necesito mis ojos físicos para verte, basta mirarte a través de la fe y ver el mundo de lo sobrenatural y los poderosos y gloriosos milagros, quiero, por la visión de la fe, conquistar reinos, hacer justicia, alcanzar promesas, tapar bocas de leones, apagar fuegos impetuosos, evitar filo de espada, sacar fuerzas de debilidad, hacerme fuerte en batallas, poner en fuga ejércitos extranjeros y sobre todo llegar a ser tu amigo como lo fue Abraham tu siervo. 



ENSEÑAME

A conocer los tres desiertos por los cuales tendrá que atravesar el hombre y no te apartes de mí, cuando entre a estos lugares tenebrosos que yo no conozco, si he hallado gracia delante de tus ojos te ruego que vayas conmigo y me muestres el camino por donde debo caminar, si en la debilidad de mi corazón llego a pecar y entro al desierto del pecado, acuérdate de mí y sálvame, si por la presión de la vida entro al desierto del alma, vivifica mi alma según tu palabra y si tu decides tratar con mi corazón y me llevas a tu desierto, no te olvides que tú eres el alfarero y yo el barro en tus manos.



ENSEÑAME

A conservar en mi corazón cada una de tus promesas, se que ellas requieren paciencia, tiempo, compás de espera; Y el hombre vendrá a hacernos dudar de lo que has prometido, pero te pido que me permitas hacer lo que hizo Abraham tu siervo,  él creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia. Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años), o a la esterilidad de la matriz de Sara.  Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que Él era también poderoso para hacer todo lo que había prometido; por lo cual también su fe le fue contada por justicia. 





ENSEÑAME

Y ayúdame a lograr hoy de una vez por todas, un cambio de actitud frente a mi familia hasta llegar hacer un instrumento de bendición, un puente, una voz de aliento en todo tiempo, te ofrendo mi corazón para que trabaje con libertad en él, y no me lo devuelvas hasta que sea como el tuyo, perdonador, seguidor de lo bueno, dócil y apto para amar a mi familia, te ruego que no apartes tus ojos de delante de mí porque eres lo mejor que tengo y fuera de ti, nada deseo.



ENSEÑAME

A conocer mis propios errores y no ocultarlos delante de tus ojos, porque no hay nada que se esconda delante de ti, desnuda mis pensamientos en tu presencia, limpia mi mente y regenérala por tu Santo Espíritu, hasta que mis palabras, mente y corazón sean completamente limpios delante de ti, porque mi deseo es vivir para agradarte en cuerpo alma y espíritu.|



ENSEÑAME

Y dame estrategia para pelear y ganar cada batalla que se presente en mi vida, sea tocando el shofar para derribar la ciudad de Jericó, orando como lo hizo Josué, cerrando los cielos, deteniendo la luna y el sol, dame la gracia de tener una vara como la de Moisés y  un manto como Eliseo hasta ver tu gloria y el destello de tu poder todos los días de mi vida, porque de ser así no sería yo avergonzado por los que aborrecen tu nombre.

ENSEÑAME

Oh Dios Eterno, a amar tu palabra más que el oro y la plata, desearla más que la lluvia del invierno.  Dame entendimiento para no alejarme de los dichos de tu boca y guardarlos con todo mi corazón, Guíame y tómame de tu mano derecha hasta que conozca todos tus caminos y aprenda a guardar mis pasos delante de ti, Inclina mi corazón a la verdad y no a la avaricia, hazme capaz de seguir la senda de tus estatutos y los guardaré hasta el fin.  Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; Avívame en tu camino.



ENSEÑAME

Hacer guerra espiritual sin olvidarme de ninguno de tus mandamientos y creer que tu palabra permanece en mi, ayúdame a entender que el Diablo huirá de mí, instruyeme en esta dimensión, de pelear en amor sin odio o heridas no sanadas en el seno de mi corazón, dile a mi alma como ahuyentar al príncipe de Persia y de Grecia como lo hizo Daniel, cuando dijo, “Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza. Y oré al Eterno  mi Dios e hice confesión diciendo: Ahora, Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos; hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas.”





ENSEÑAME

Y hazme entender que mi pasado ya es parte de mi historia, que tú lo sanaste, que soy nueva criatura y que por medio de tu palabra me instruyes y me dices  “no  os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.”   Dame abundante colirio de tu espíritu para entender que debo poner mis ojos en ti y no en el ayer, del cual tú me libraste.



ENSEÑAME

A aprovechar cada una de las oportunidades que tú me ofreces para vivir en la tierra, no permitas que pierda el tiempo y mis días pasen como neblina en la noche, sin lograr nada de ella y sobretodo cumplir el propósito por el cual fui creado, instrúyeme para sacar el máximo provecho de la fe, y mirar con buenos ojos la llegada de los grandes y gloriosos milagros que han de venir a mi vida. No te olvides de mí y no te tardes en bendecir la obra de mis manos porque solo en ti he confiado.

ENSEÑAME

A resolver mis problemas sin acudir a la pérdida del control, perder la paciencia o afectar a las personas que desean ayudarme,  jamás permitas que llegue a mi vida nada que yo no pueda manejar, solo te ruego que me eleves más alto que todo problema o situación adversa,  hasta que comprenda que tu palabra me defenderá y será como muro de fortaleza alrededor de mí,



ENSEÑAME 

Amado Padre, a reconocer cuando  algo anda mal en mi hogar. Cuando surgen los conflictos, y no soy capaz de tener una repuesta favorable para traer la paz, a menudo somos egoístas y nos falta la madurez necesaria para buscar soluciones a los problemas. Danos tu perdón restaurador para vivir en armonía y en amor mutuo.  Adelanta tu misericordia para que sea una fortaleza en el día de la angustia.



ENSEÑAME 

En arte de ser un instrumento útil para tu obra, y desarrolla todas las capacidades que tu has puesto sobre mí, para trabajar en diseño, en oro, plata, piedras preciosas y todas las cosas que tu pongas hacer en mi corazón para tu reino, quita de tu siervo toda pereza, apatía cansancio emocional y espiritual aviva mi vida en medio de los tiempos y no te olvides que tú me creaste para tu servicio.



ENSEÑAME 

A salir de todas mis deudas, y nunca más ser esclavo de mis acreedores, no permitas que todos mis días sean de sufrimiento y cada centavo que llega a mis manos, no lo pueda disfrutar, rompe esa maldición que por años me ha hecho esclavo de las deudas y permíteme comprar al contado, todas las cosas que siempre he anhelado, ayúdanos, mi Dios proveedor, ya que tu tienes el poder para hacer las riquezas y darlas a los que te aman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada