Bienvenido

Bendiciones!! Que alegría saber que tenemos este espacio, como un oasis en el desierto, en donde encontremos y compartamos la palabra de Dios, Las buenas Nuevas y todo aquello que traiga bendición a nuestras vidas.

Espero lo disfruten!!

martes, 24 de mayo de 2011

24 de mayo 2011

BENDICIONES PARA LAS  MUJERES QUE LE HAN CREIDO A DIOS.
Bendita eres tu hija del  Dios Altísimo.  Es inevitable que Dios te honre hoy, declaro para tu vida palabras de libertad, prosperidad, sanidad, paz  y victoria. 
Envíe el Eterno una hueste de ángeles sobre ti, te visite y establezca su  marca sobre el dintel de tu puerta.  Bendita eres tú  que doblas rodillas, solamente delante de EL, amado Padre,  activa la unción que cada una necesita, para atraer el cumplimiento de tus promesas a los pies de ellas.  Sean sus oraciones como semilla en tus manos que espera una  orden para salir a buena tierra, y dar fruto en abundancia, mujeres que  harán tu voluntad y   tus  promesas serán para ellas, nadie tomará la porción que  te corresponde porque  lleva tu nombre y  tu destino. 
Quizás hoy te encuentres en punto neutro de la vida, no sabes que hacer, donde ir, talvés piensas que fracasaste como esposa, madre o hija, no tienes riquezas terrenales, comes el pan de dolor, y bebes el vino de la aflicción, o bien eres  rechazada por  la sociedad; OH Padre,  llénalas de todo conocimiento , ciencia, y sabiduría, para que sigan adelante, con habilidad para trabajar en madera. hierro, bronce, todo tipo de piedras preciosas y tu gracia puesta en ellas, ubícalas en puestos de honor, abastezca el misericordioso, el defensor de las mujeres justas, tus manos, y sean llenas de todo tipo de riquezas, frutos de la tierra, ganado, empresas poderosas, economía estable en sus casas, y la de sus hijos,  que tus años no vuelen o se disipe como  humo tu vigor y dejes de disfrutar  las cosas bellas  y buenas de la vida, abre el vasto cielo y aliméntalas con lo mejor de él, y todos los manjares de tu Reino.  Alegra el corazón de la viuda, visita la casa de la huérfana, trae paz  al corazón de la privada de libertad,  no te olvides de la extranjera, ampara a la que tiene necesidades materiales y  revélate  a la que pregunta dónde está su Dios?
Padre por tu amor solo da una  orden y el mar se abrirá, los desiertos florecerán, los campos reverdecerán, la matriz estéril cobrará vida, la embarazada dará a luz hijos de bendición, el hogar desintegrado,  por medio de tu poder  se restaurará, los hijos andarán a la luz de tu palabra, todo lo que tu creaste, ella lo disfrutará en compañía de sus seres queridos, y a todos los elementos del cielo y de  la tierra, Dios ha dado una orden, para  que te obedezcan, por favor Señor, solo da una orden y todo cambiará para bendición en nuestras vidas.
Oh Dios Eterno, todo lo que  una MUJER BENDECIDA necesita dáselo, para vivir en victoria, sin enfermedad, para ser llamada bienaventurada, y que sus generaciones  estén,  siempre delante de tu presencia.

Te bendigo para que siempre te sustente el Señor.
Benditas sean las mujeres que piensan en el pobre, en los más necesitados del Reino, mujeres que aprovechan sus recursos económicos, sean pocos o muchos, y comparten. Mujeres  que por  amor, extenderán su mano para bendecir la casa de la viuda y darle de comer al hambriento, bendecir al huérfano,  saciar con abundancia la casa del menesteroso,  en el día de la angustia ella sabe consolar, y brinda refugio al extranjero,  su estilo de vida es pensar  en cómo bendecir a los más necesitados, no le afana  acumular riquezas, y es sabia en administrar su dinero;  mujeres  generosas, que le han creído a Dios,   con la confianza  que  cosecharán al ciento por uno. Sean ellas  llenas de tu presencia , que tu Santo Espíritu sea su consolador, mujeres saturadas de tu santa  unción,  guiadas a  toda verdad,  dale oh Señor, días llenos de victoria, se gocen junto a sus familias, susténtalas en el día malo, en el día de la angustia, escóndelas en la palma de tu mano,  cuando sus enemigos las persigan, nunca les puedan dar alcance,  consuelalas en  medio de sus aflicciones, y visítalas con un manto de fortaleza, de prosperidad,  sus hijos sean siervos del Dios Altísimo, Benditas del Altísimo que verán  el bien y la misericordia siguiéndolas todos los días de su vida.

Oh Dios Eterno te ruego, te suplico por cada mujer que escucha esta bendición, que halle gracia en tus ojos para que lleguen sus oraciones y peticiones hasta el trono de tu gracia y en virtud de tu misericordia se le conceda el espíritu de la abundancia, derramando pan, aceite, harina, vestido, calzado, un manto de cobertura, riquezas y honras, porque en ti han puesto su esperanza y confianza, yo sé que tú, te complaces en bendecir a las que aman tu nombre, nunca mendigarán,  ni   serán de burla a las naciones porque tú has ordenado cielos abiertos sobre ellas.

Te bendigo mujer para que Dios prepare tu corazón, para que le busques, le ames y  entiendas que este día Él lo hizo para ti, nuevas serán sus misericordias,  tu  disfrutarás del bien de su presencia y el Eterno te  saciará de la abundancia de su amor y misericordia, por amor a ti, te dará un corazón resistente a las pruebas, fortaleza para que   las criticas no te afecten, y  toda maldición lanzada en contra de ti, EL mismo la anulará, cancelará,  por el poder del nombre de su hijo,  te favorezca el Señor haciéndote más fuerte, más estable, más próspera, su favor te rodeará, ánimo mujer! porque el cielo destilará su fragancia sobre ti y de continuo sus puertas estarán abiertas, con el solo propósito de bendecirte.

Te conceda el Padre  como su  hija,  todo lo que  le has  pedido, porque Su mano está contigo, sus ojos te cuidan de día y de noche. Deseo que aproveches al máximo la gracia desatada sobre ti, porque será quitado tu vestido de pobreza, el dolor de tu corazón, la fuerza de la soledad que destruye tu vida y las constantes angustias de tu alma en búsqueda del pan de tu mesa. No temas te dice el Señor, Día Santo es este, la que ha de dar a luz tendrá fuerza, gozo y alegría y sobre ti nacerá su gloria,  Dios  ha dado una orden al pan, al aceite, al trigo, al cuerno de la abundancia, que se dirijan a tus graneros, a tu hogar, a tu despensa, para abastecerte hasta desde ahora, hasta mil generaciones.
A si te dice el Señor el Santo de Israel, el que te llamó desde el vientre de tu madre para ser heredera de pueblos y naciones, en descanso y en reposo será tu fortaleza en quietud y confianza será tú victoria y no verás el destructor cuando viene sobre la tierra con intención de hacerte daño, te reirás del día malo, abrazarás todas sus promesas y te sostendrás sobre ellas como la acacia en el desierto, cuyas raíces están diseñadas para buscar las aguas profundas.
Te daré, lo mejor del trigo y de la miel que destila del panal, pondré sobre ti las alas del águila, la fuerza del búfalo, la perseverancia y el código genético de una semilla, que muchos años después de ser sembrada, su fruto se extiende y permanece por generaciones.
Te pondré como terror y espanto delante de tus opresores y tu nombre no lo resistirá el enemigo, será como un estorbo para sus planes y como una poderosa amenaza para sus ejércitos, te bendiga el Dios Altísimo, mujer favorecida, por  tus grandes y poderosas virtudes, que ellas te guíen por manantiales de aguas y ellas nunca te falten y siempre tus ojos permanezcan vigorosos y fuertes, así verás el cumplimiento de las promesas del Señor en tus hijos, tu familia, tus proyectos, y  tu fe ira en aumento, no  menguará cuando llegue el frió,  el calor, el problema,  porque a través de tu fe, Dios cumplirá su propósito en ti,  se adapte ella en creerle  a  Dios  a pesar de cualquier cambio en la tierra de los vivientes.
Te bendigo con toda la misericordia de Dios, para que no te abandone en el desierto y no se aparte la columna de día y de noche, envié su buen espíritu para que te enseñe el camino por donde debes ir, te sustente todo el tiempo de tu peregrinar por la tierra y todo lo que tus manos toquen sea prosperado, y ponga el Padre en tus manos, las riquezas de los reyes de la tierra.
Deseo que  desde ahora  en todas las generaciones te llamen mujer, llena de gracia, valiente y esforzada, llena de grandes virtudes, porque grandes cosas ha hecho y hará el Señor contigo. Muchos implorarán tu favor, cuando vean que los cielos sean abiertos, te miren salir ilesa del foso de los leones, tocar el borde de su manto y las enfermedades salir de tu cuerpo.   Derrame el Eterno toda clase de bendiciones, que por esta abundancia del cielo  cambie tu destino y no se apartará de tus muros el bien y la misericordia. Te bendigo mujer llena de gracia y grandes misericordias, para que entiendas el silencio de Dios, cuando El calla por muchos años y parece no hacer nada en tu vida a pesar de tus múltiples problemas, si por muchos años has pedido a Dios algo y constantemente derramas tus lagrimas buscando repuesta divina, no se turbe tu corazón, porque Él tiene propósitos para ti, aunque no oigas su voz, en su tiempo tú verás Su gloria,  El está allí, su presencia está contigo, bien lo dice su Palabra,  que él es quien  pelea tus batallas, aun cuando no lo veas, caen a tu lado izquierdo mil  y diez mil a tu lado derecho más a ti jamás te tocará.
Te bendigo mujer inscrita en el libro de la vida
Con un tiempo de cambio,  donde veas tu vida florecer, tus sueños cumplirse, lograr todos los anhelos de tu corazón, tendrás  un gran momento, y debajo de tus pies  todos tus enemigos, estarán en breve  sometidos, pido  a  Dios,  que adelante su tiempo de refrigerio para ti,  en donde puedas ver  los días proféticos de Elías, de Isaías, de Eliseo, que cada minuto de tu vida, sea un motivo especial para vivir exitosamente y por amor a ti, cambie el corazón de las personas que te rodean, para que vivas con ellos libre de temor, libre  de angustias, de engaño y de toda injusticia, haga el Señor contigo misericordia y te aparte del mal como hija amada, ensanche tu tienda como la de Isaac,  que lo hizo prosperar en tierra extraña. Te bendigo,  para que sean sanadas todas las heridas de tu alma y el profundo dolor de  tu corazón, deseo que por el poder de su amor, borre los malos recuerdos del pasado y que fluya desde lo más profundo de tu alma la gracia de perdonar a todos aquellos que, de  forma directa o indirecta te hicieron algún daño.
Te bendigo mujer favorecida.
Con los mejores tiempos, los más gloriosos de tu vida, donde Dios apague la voz aterradora de tus enemigos, veas los campos reverdecer, tus manos estén llenas de toda clase de bendiciones, en tu corazón haya abundancia de gozo y felicidad, los vientos del espíritu de Dios te anuncien que el tiempo de tu restitución ha llegado y la devolución de todo lo que el enemigo se llevó, hoy regresa al seno de tu hogar, tiempos de salud, de fortaleza, sueños realizados, tiempos de refrigerio, de favor y de gracia para tu vida y la de tu familia,   donde hallarás consuelo y alegría para tu alma.
Te bendigo con días de victoria y sanidad.
Con buena salud, y años gloriosos de vida, que tus ojos vean varias generaciones en tu descendencia, pongo protección en tu cuerpo, y tu alma no se aflija por  ninguna enfermedad, porque ésta,  es ilegal en ti, ya que  por la llaga de Jesús, eres sana, ningún órgano vital sea contaminado ni extraído nada de ti, por su amor, gracia y misericordia El aleje de tu tienda la enfermedad que envió sobre Egipto, responda tu cuerpo favorablemente a los alimentos que consumas, al llegar la noche sea tu sueño placentero libre de tormento, para que duermas y te levantes en paz, para disfrutar de las múltiples y nuevas misericordias que El nos regala cada mañana, nunca tu alma caiga abatida por la presión de la vida, tus pensamientos siempre estén dirigidos por la palabra de Dios, por sus ordenanzas, así tendrás la victoria y podrás  ordenar los pasos en la vida. El Eterno, tu sanador, derrame en ti,  la fuerza suficiente para que alcances la corana de la vida.

Bendigo a las viudas, cuyo esposo es el Santo de Israel.
En ellas se desatarán todos los códigos proféticos de bendiciones, que no te falte nunca un techo seguro, una  palabra de esperanza, de sustento, la soledad se convertirá en un aliado, y un amigo te traerá refrigerio en los días de tu caminar, en la tierra de los vivientes, te revista el Señor de una gracia sobrenatural, para que tus hijos te respeten, y logres sacarlos adelante, venciendo todos los obstáculos de la vida, y jamás seas abandonada.  No te falte un buen samaritano que extienda la mano, hombres y mujeres de bien, dispuestos a sostenerte, que la falta de trabajo, la soledad, la angustia, no sea una piedra de tropiezo para desmayar, porque no te faltará el aceite, la harina, los recursos económicos para el estudio de tus hijos, el mismo Dios desde los cielos enviará su ángel alrededor de ti, para suplir todas tus necesidades. Tú alabarás a Dios, porque con grandes misericordias te recogerá el Señor, no serás afrentada, ni avergonzada, porque tu marido es el Santo de Israel, quien pelea tus batallas y te dice no temas.
Bendigo tu vida mujer amada, para que el santo y sublime el que habita en la Eternidad cuyo nombre es el Santo de Israel, hace memoria de ti y de toda tu descendencia para que habite contigo, y en medio de tu casa,  como El suele hacerlo, en morada de santidad y justicia y por esta gracia logres quebrantar tu espíritu y doblegar tu corazón delante de su presencia, porque El ha visto tus caminos; te sanará,  te pastoreará, te fortalecerá, y dará consuelo para que no desmaye tu abatido corazón. Dios se acuerde de ti y de la  fidelidad que has vivido desde tu juventud,  de tus lágrimas y ruegos que has hecho en su presencia.
Eres bendita y lograrás  alcanzar en la vida todo lo que tu corazón ha deseado, paz, fortaleza, éxito, riquezas y honra. Que jamás se cierren tus ojos hasta ver que Dios cumplió sus propósitos en tu vida. Como la lluvia que desciende de los cielos  y riega los campos así el Señor envíe sus bendiciones sobre ti, y que nunca te falte fe para creer, amor para amar y sabiduría para entender los planes de Dios. El Señor sea muro de hierro y columna de fuego alrededor tuyo. Que nunca el devorador traspase la puerta de tu morada y tus hijos sean como piedras labradas delante de él y como árbol plantado en corrientes de agua para que den su fruto a su tiempo, deseo que  poseas las puertas de tus enemigos, que no prosperen los que desean tu mal, caigan por sus propias palabras los que te maldicen y no desean tu bien,  la boca del león, los cuernos de los búfalos, el ladrido de los perros, y las amenazas de los espíritus inmundos, sean destruidos delante de ti.  Porque El eterno es quien pelea tus batallas y te da la victoria.

Te bendigo con la capacidad y la resistencia del Señor para que tu cuerpo salga ileso y quede entero después de pasar por los desiertos, los valles, la presiones y los trastornos emocionales de la vida, el Señor te escuche en el día del conflicto, te ayude desde su santuario, traiga a memoria todas tus ofrendas y por ellas te sostenga, te de conforme a los deseo de tu corazón y cumpla todos tus planes, vean tus ojos las maravillas y la bondad de Dios, te recompense el Señor de acuerdo a tu justicia, conforme a la integridad de tu corazón, te haga cabeza de la naciones y te libre de la contienda de los pueblos, someta debajo de tus pies a los hijos de los extraños y te eleve por encima de todos tus   enemigos. Sea el altísimo sobre tu generaciones, porque todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo, serán consumido como estopa hasta que no quede nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada