Bienvenido

Bendiciones!! Que alegría saber que tenemos este espacio, como un oasis en el desierto, en donde encontremos y compartamos la palabra de Dios, Las buenas Nuevas y todo aquello que traiga bendición a nuestras vidas.

Espero lo disfruten!!

martes, 11 de febrero de 2014

Señor no me dejes en el día malo


              11 de Febrero 2014
SEÑOR NO ME DEJES  EN EL DÍA DE MI ANGUSTIA

Cuando de repente me aborda ese  estado de ansiedad y duda ante un peligro desconocido, este temor opresivo sin causa alguna. Dios Eterno toma el control total de mi alma ya que muchas veces me siento inestable, malhumorado y con  alteraciones en el ánimo, siento elevación del ritmo cardíaco, temblores, sudoración excesiva, sensación de opresión en el pecho o de falta de aire: enséñame que tu tienes el control de mi vida  no temeré ni tendré terror, ni sufriré de los daños que esto genera, no quiero quedar paralizado ni salir corriendo como si no confiara en ti;  frente a este gigante llamado angustia.

 

SEÑOR NO ME DEJES EN EL DÍA MALO

Mira mi débil corazón, el dolor de mi alma y mi falta de conocimiento ante los tiempos que vendrán en mí caminar por esta tierra: como peces atrapados en la red traicionera, y como aves apresadas en la trampa, así son atrapados los hijos de los hombres en el tiempo malo cuando éste cae de repente sobre ellos. A donde iré, que hacer, como actuar cuando tenga que afrontar esos malos tiempos en donde sentimos que llega el final, no depende de mí salir adelante por esos ruego por favor, misericordia, gracia, ayuda para salir ileso de este terrible tiempo de inseguridad que vivimos en la tierra.

 

SEÑOR NO ME DEJES EL DIA DE LA ENFERMEDAD

 

Cuando en mí quebranto vea al ángel de la muerte sentarse en mi cama con la intensión  que mi corazón deje de latir para lograr su propósito, estoy plenamente convencido que no lo logrará ya que eres tú  quien tiene la llave de la vida y la muerte. Esta leve enfermedad no es para muerte, no es el final sino una hermosa oportunidad para verte como el Dios sanador, el medico de mi alma, mi cuerpo y espíritu, ya la orden fue dada y está escrito. Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades,  sufrió nuestros dolores y por su llaga fuimos nosotros curados. Por esta palabra declaro inmunidad  y victoria frente a toda enfermedad que ande en los aires.

 

 

 

SEÑOR NO ME DEJES  EN EL DÍA MI ESCASES

 

Cuando todo se acaba, la despensa esta vacía, el desierto encrudece, los ingresos disminuyen, la familia se aleja y los amigos nos fallan, no permitas que pierda el control, dame las herramientas adecuada para luchar y sobrevivir  Sálvame de la boca del león y de los cuernos de los búfalos; respóndeme. Muchos toros me han rodeado; toros fuertes de Basán me han cercado. En su consejo abren su boca contra mí, como león rapaz y rugiente. En medio de mi escasez invoqué al SEÑOR; el SEÑOR me respondió y me puso en un lugar espacioso porque se acordó de mí.

 

 

 

 

 

SEÑOR NO ME DEJES EL DÍA DEL CONFLICTO

 

Quiero ser, Señor, como el árbol que crece junto al río y bebe en profundidad y en las honduras de las corrientes del agua. Quiero dar en su tiempo todos mis frutos de paz y bien, y dejar que las semillas que has sembrado en mí germinen. No dejes jamás, Señor,  que se marchiten mis hojas verdes, ni que el viento arranque ni una de mis ramas.  Señor se tú mi roca cuando todo se vuelva oscuro, cuando los vientos soplen con toda su fuerza y mi barca empiece a hundirse, cuando me rinda y diga que nada se puede hacer, que todo parezca estar perdido.  Yo quiero ser, Señor, como aguas cristalinas de aguas puras, donde se vea el fondo al mirarlas., Señor Jesús, lléname de tu presencia, enséñame a confiar plenamente en ti, a soportar la tentación, a vencer el miedo, a levantar mis manos en señal de victoria.  Quiero ser como Tú.

 

SEÑOR NO ME DEJES EN EL DÍA DE MIS DEBILIDADES

 

Cuando mi fe falla, mi carne se corrompe, mi espíritu se revela  yo me pregunto: ¿quién morará en tu tienda? ¿Quién tendrá vía libre a entrar en tu casa? ¿Quién podrá habitar contigo en la morada del Padre? ¿Quién será capaz de llegar a poseer la Vida eterna? ¿Quién cantará tus alabanzas en la Jerusalén celeste? ¿Quién habitará en tu santo monte y participará de tu Reino? Con un corazón limpio y sincero, transparente y puro, Señor, llegaré hasta tu casa donde viviré por siempre.



 

 

 

 

 

SEÑOR NO ME DEJES EN EL DÍA DEL DOLOR

Cundo afloran todas mis emociones negativas y los malos recuerdos del pasado resuenan como un fantasma en mi mente. Hazme olvidar todos los amargos momentos que viví en ese terrible día, de toda maldición que lanzaron sin misericordia, el daño físico o emocional que me causaron, de toda pérdida económica por robo o engaño.  Te ruego tu protección para que me des valentía para afrontar el peligro. No me dejes pedir alivio para mi dolor, sino para tener el coraje de soportarlo. No me dejes buscar aliados para las batallas de la vida, sino aprender a confiar en mi fuerza esforzada por tu mano. Que no me ponga ansioso, esperando estar a salvo, sino tener paciencia para conquistar mi libertad. Haz que no sea cobarde; a pesar de contar siempre con Tu misericordia; Y que esté al alcance de Tu mano en los momentos de derrota, los cuales serán una enseñanza para volver a pararme.   Perdóname por ser tan mal amigo, por ser tan mal discípulo, por olvidarme de tus mandamientos, ¡Cuánta tristeza hay en mi corazón al verme así... tan poco generoso, Te pido tu misericordia para cambiar y

Ser agradable a ti.

 

SEÑOS NO ME DEJES EN EL DIA DEL SUFRIMIENTO

Porque no tengo más camino que el que tu trazaste de antemano. No tengo más tarea que amarte sin medida a pesar de pasar por el fuego, las aguas, los desiertos, las manos de los hombres y lo que todavía tú tienes que hacer. Para tranquilidad de mi alma en medio del tornado toma tu tiempo para enseñarme que no tengo otro destino que hacer tu voluntad. Dame ojos que descubran el sufrimiento del ser humano y que sepa llegar hasta donde siente el dolor de su llaga. Dame con un corazón que siempre juegue limpio, quiero vivir la verdad de tu Evangelio, Te anhelo mi Señor, mi Dios, mi Amado. No hay nada que dese más que servirte a ti.

 

 DAME SEÑOR

Si quieres, el don de la humildad. No lo quiero por mí. Lo quiero para ti, para amarte y alabarte sólo a ti, para referir mis circunstancias tan sólo a tu Persona. Dame, Señor, si quieres, el don; de la pobreza de alma, de la pobreza interior. Quisiera no tener, para tenerte sólo a ti, pues solo tu presencia le basta al hombre. Dame, Señor, si quieres, el don del amor total a todo lo que sea tu voluntad. No quiero resignarme, ni aceptar: tan solo quiero amar aquello que en tu Plan de Amor de Padre preveas para mí. Dame, Señor, si quieres, entrega confiada y abandono sin límite en tus manos; lanzarme, sin temor a lo que venga, a todo lo que sea tu voluntad.

 

 

CUANTO TE AMO SEÑOR

Si en vez de mirar la tormenta  tan sólo por tus ojos contemplara...

Si en vez de mis caricias tan sólo con tus manos bendijera...

Si en vez de mis palabras tan sólo con las tuyas consolara...

Si en vez de en este amor amara, tan sólo en tu Amor recibiera...

Si ya en mi corazón tan sólo, Cristo, a ti se te encontrara...

Si ya, Jesús, a ti te vieran reflejado en mi persona...

Si fuera todo Cruz de tanta cruz amada...

Si ya no fuera yo...

Si ya no fuera nada...

Será algún día, Señor, lo sé, lo sé, mi Amado.

Será cuando decida no ser ya más yo mismo.

Será cuando, vacío, me inundes con tu gracia, me empapes, como esponja, de ti mismo, me quemes como a un tronco seco que solo  desee dar calor y llama.

Señor... ¿por qué no hoy? ... pues tú lo puedes todo... ¡concédeme esta gracia!

 

 

 

TU PALABRA SUSTENTA MI VIDA

 

Tu palabra es la fuerza que mantiene mi fe en las densas tinieblas; tu palabra es soporte que aguanta la oscuridad de mi noche; tu Espíritu es el poder y la seguridad que aguanta mis dudas; tu Espíritu es la luz y el calor que animan mis pies cansados. Señor, ten paciencia conmigo, soporta mis flaquezas; espera a que mi corazón cambie y se vuelva a Ti. Los problemas los llevo clavados en mí como saetas, y la vida ha caído sobre mí doblegando mi cabeza; mi corazón está manchado y no me siento limpio; el pecado está agarrado a mi vida y no encuentro mi libertad. A pesar de todo, Señor, mis ojos buscan respuesta en Ti, y de mis problemas y sufrimientos apelo de corazón ante tu rostro. El corazón me traquetea, las fuerzas me abandonan, y he perdido la luz y la alegría de mis ojos. Mis amigos, los de mi casa, los de siempre, Señor, los siento alejados, distanciados, perdidos en mi noche. He llegado a ser, Señor, tremendamente susceptible a todos.

 Pero en ti tengo refugio, amor, consuelo, guía, bendición, tu llenas todo rincón de mi ser, toma el control de todo, me rindo ante ti, Mi alma te anhela, reconozco que sin ti no soy nada. Cada respirar, cada parpadeo, cada movimiento necesita de ti, Tú eres mi fuerza, mi vigor, mi energía, eres todo.  Mi boca te alaba, mi corazón te necesita, mi vida es tuya por siempre y para siempre.

 

 Únete al grupo de facebook http://www.facebook.com/#!/groups/107708955942345/

 

3 comentarios:

  1. hola estoy visitando su blog nuevamente, bendiciones
    mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias Señor por permitirme hacer esta oración en estos momentos que me siento desfallecer. Te he buscado y te he encontrado perdóname por mi debilidad fortaléceme para no volver a sentir esta angustia producto de las circunstancias, sostenme con fuerza para no desfallecer. Cuento contigo mi amado Señor, mi alma te anhela, te pertenezco soy tuya en tu poderoso nombre amén y amén

    ResponderEliminar
  3. Buenos dias mi señor, gracias por regalarme un dia mas, permite que lo viva en tu presencia y a tu voluntad, lo coloco en tus manos al igual que a mi familia, amigos y a las personas que poco me estiman. Tu eres todo para mi, mi vida, salud física y espiritual mi paz interior, eres mi médico sanador, de más está decirte que espero en ti y sanaras mis dolencias. Gracias te doy Señor pues tengo la certeza que has escuchado mi oración y responderas en bendiciones, amén

    ResponderEliminar