Bienvenido

Bendiciones!! Que alegría saber que tenemos este espacio, como un oasis en el desierto, en donde encontremos y compartamos la palabra de Dios, Las buenas Nuevas y todo aquello que traiga bendición a nuestras vidas.

Espero lo disfruten!!

martes, 17 de septiembre de 2013

Señor haz de mí una mujer con dones


                                           17 de Septiembre 2013                                                                Por Danae de Martínez

Señor, haz de mi una persona de Fe

Para poder doblar mis rodillas y creer con todo mi corazón que tu mano está extendida para sacar mi vida del desierto, para que en medio de mi sufrimiento brille la esperanza, para poder seguir adelante sabiendo que todos pasamos pruebas pero son como el horno en donde tres muchachos entraron temerosos y listos para morir sin saber que adentro los esperaba nuestro Señor, y aunque el fuego era feroz las llamas no los tocaron.

Hoy te pido que avives mi fe, pues con ella podré hablarle a la montaña que se quite y se eche al mar y lo hará, con ella podré llegar a la casa del enfermo y este sanará.  Con mi fe se abrirán las ventanas de los cielos y Dios derramará tanta bendición que no podré enumerar. Mi fe pondrá una sonrisa en el rostro de nuestro Dios y lo agradará y me verá con gusto, con alegría e inclinará a mí su oído y escuchará mi oración, mi ruego, mi alabanza, mi agradecimiento, y me concederá los deseos de mi corazón.

Mi fe me levantará del lecho de enfermedad, de toda depresión, me dará fuerzas para saber que el camino aun no termina, que aunque la tormenta se ponga sobre mí no durará por siempre, y después de que pasé aunque haya destrucción, viene la calma, un nuevo día, una nueva oportunidad, un reto, nuevas victorias, un nuevo despertar, y nuevas misericordias.

Señor dame más fe para superar las caídas, los fracasos, los insultos, los desprecios, las malas noticias, la separación de mis seres queridos, el desamor, la muerte de alguien amado,  para que en medio de la prueba no te niegue, sino al contrario te busque, y me abra paso entre la multitud hasta llegar a tocar tu manto, sabiendo que si tú estás en mi vida, lo tengo todo.  

Fe para subir hasta la cima más alta, para vencer todo obstáculo, para ser luz en la oscuridad, para tomar el segundo airé y caminar la milla extra, para verte con los ojos de mi espíritu aunque los ojos de mi cara no lo hagan, para sentirte cerca y poder oír tu Santo Espíritu guiándome, consolándome, aconsejándome.

Fe para derribar los muros, para adentrarme en campo enemigo y recuperar todo lo que me fue quitado, para no apoyarme en mi propia prudencia y esperar en ti, para tomar mi piedra que derribará gigantes, y usar mi boca para declarar y hablar palabras de vida, de prosperidad, de salud, de bendición y así desatar milagros. Para recordarle a satanás que es mi enemigo pero que está vencido y debajo de mis pies, pues mayor es el que vive en mí y me da la victoria en toda batalla

Señor haz de mí una persona llena de Amor

Para no pasar al lado del necesitado sin voltear a verlo y quedarme indiferente ante las lágrimas de los que sufren.  Lléname de tu amor para afinar mi oído al llanto de la viuda, del huérfano, del menesteroso,

Lléname de Amor para poder ver todo lo bueno que me das, con agradecimiento para apreciar que mi vida está más llena de bendiciones que de problemas, Amor para disfrutar de toda tu creación, para apreciar y valorar el pan diario, el trabajo, la familia, la salud, el poder moverme, oír y ver.

Que tu amor fluya en mí para poder perdonar a todo aquel que me ofende, a ver las virtudes de todo aquel que no me es agradable, de los que no son mis amigos, a soportar a los groseros, a los vanidosos, a los chismosos, a los egoístas, a los presuntuosos, a los presumidos a los faltos de piedad.

Pon amor en mi corazón para servir a todo aquel que me necesite, sea mi amigo o no, a poner la otra mejilla cuando me lastimen, a devolver bien por mal, a sonreírle al que con amargura me mire, a que mi mano esté lista y atenta para ayudar y dar. Bendecir a todo aquel que me maldice, que me odia, que me envidia y desea el mal.

Dame amor para compartir de tu palabra a toda persona, no importando su raza, condición económica,  color o religión, conviérteme en un imán para atraer a las almas inconversas y llevarlas a tu pies,  A tener misericordia por los enfermos, por los presos, por los pandilleros, por los perdidos y orar por ellos para que encuentren tu camino.

Amor para las personas del gobierno, por el presidente, diputados, congresistas, ministros, miembros del ejército, de la policía, personas con cargos públicos que aunque comentan errores, sean corruptos, sean injustos, desleales, yo pueda pararme en la brecha por ellos y orar bendiciéndolos, clamar por que la sabiduría los llene, los cambie, los transforme y los lleve por caminos de justicia y lleguen a gobernar con paz y bendición.

Que nunca me falte amor por mi familia, por mi país, por mis amigos, por mis líderes, pastores, sacerdotes, maestros, empleados, jefes, pero sobretodo eso que mi amor por ti sea inmenso, el mayor amor que yo pueda sentir, que tu siempre seas el centro de mi corazón.

Señor haz de mí una persona Sabia

Que tu sabiduría me guíe por la vida y por ella edifique mi casa sobre la roca para que en tiempos de tormenta permanezca inamovible, segura, y en todo tiempo sea como faro de luz, un lugar seguro lleno de tu bendición, que sea un dulce refugio en donde habite el Santo Espíritu de Dios.

Sabiduría necesito para guiar a mis hijos así serán personas de bien, alejados del mal, atentos a tu palabra, obedientes, dóciles, llenos de amor, de recto proceder, padres de generaciones benditas, adoradores de Cristo, fieles servidores del prójimo, hombres y mujeres de paz, personas de honor, de palabra, de testimonio.

Dios mío, anhelo la sabiduría para guardar tus razones y atesorar tus mandamientos para vivir en armonía con tu palabra, para que quede impresa en mi corazón, la sienta como hermana, y me aleje de toda tentación, para tener cordura, inteligencia y así poder hablar cosas rectas, verdaderas, justas, agradables. Para valorarla más que al oro y la plata, más aun que las piedras preciosas y con ella pueda yo aborrecer el mal, abominar la impiedad, la soberbia y así ser de corazón humilde, agradándote, buscando tu ley, teniendo reverencia a tu nombre.

Aumenta mi sabiduría, mi conocimiento, para poder llegar a realizar mis metas, para ser una mujer agradable a ti, para dar testimonio de tu reino, para poder ser esa mujer virtuosa, agradable, bendecida, que tu quieres.  Una esposa fiel, que apoye a mi marido y pueda ser su ayuda idónea, que cubra mi hogar con oración, que despierte y mantenga el amor encendido, que hable palabras certeras, apropiadas, gentiles, bondadosas y justas.

Quiero ser sabia para ser una buena hija, madre, amiga, vecina, jefa, compañera, y poder aconsejar a los demás, para encaminar a los que no encuentran el camino, para seguir y obedecer el consejo de mis Padre, para cumplir las leyes, para actuar con prudencia, para guardar la corrección y traer honra a mis padres, para que sea amada, respetada, honrada y alcanzar las promesas de Dios.

 

Señor haz de mí una mujer llena de Favor y Gracia

Padre bueno, tu favor y tu gracia son las que me llevan de victoria en victoria, las que abren puertas que nadie podrá cerrar, son las hacen que los milagros ocurran, y yo quiero vivir siempre bajo ellas.

Por tu Gracia me levanto cada día y recibo tus misericordia, tu Gracia me llena, me embellece, me levanta, me fortalece, me rejuvenece, me sana, me transforma, me revitaliza, me guía, me prospera, me enseña, me hace feliz, me anima, me satisface, me consuela, me alimenta, me protege, me cubre, me da vida.

Padre regálame tu Gracia, para poder ser como aquellas mujeres admirables que cuenta tu palabra, como María, madre de nuestro Señor Jesús, quien fue libre de mancha, quien te creyó y obedeció sin importarle que dirían de ella.  Como Rut que halló Gracia delante de Booz siendo extranjera. Como Débora quien en contra de todas las tradiciones se convierte en juez y profetiza en Israel. O Ester y el rey Asuero Y el rey amó a Ester más que a todas las otras mujeres, y halló ella gracia y benevolencia delante de él más que todas las demás vírgenes; y puso la corona real en su cabeza, y la hizo reina. Sara quien siendo anciana, estéril, creyó la promesa de Dios y sin importarle su edad se alegró de poderse gozar con Abraham, su esposo para darle al hijo que tanto esperaban.

Lléname de tu Gracia Señor, para que en el libro de la vida esté anotado mi nombre, para que no te olvides de lo bueno que he hecho en esta vida, para que tu presencia siempre vaya conmigo a todos los lugares que vaya, tus ángeles me cuiden, tus arcángeles peleen mis batallas, para que mi vejez sea apacible, saludable, feliz, viendo la descendencia que me darás  y final de mi vida, me guíes y al  llegar a tu presencia me reconozcas y digas, hija, te estaba esperando.

Únete al grupo de facebook http://www.facebook.com/#!/groups/107708955942345/

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada