Bienvenido

Bendiciones!! Que alegría saber que tenemos este espacio, como un oasis en el desierto, en donde encontremos y compartamos la palabra de Dios, Las buenas Nuevas y todo aquello que traiga bendición a nuestras vidas.

Espero lo disfruten!!

jueves, 3 de febrero de 2011

Seguimos con el Salmo 23

Seguimos desarrollando el salmo 23!
Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tu estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento” (Salmo 23:4)
El Buen Pastor nos da tanta seguridad que hasta podríamos atravesar sin miedo, junto a Él un valle tenebroso. La oscuridad de este valle esconde peligros y por la carencia de luz  no se puede ver el camino. Esto nos ilustra una imagen de gran fuerza que viene a nuestras vidas llenándonos de valentía, dejando el temor frente a pruebas, persecuciones, enfermedades, conflictos,etc y nos recuerda con gran dulzura  nuestra condición de ovejas dependientes . La verdadera razón que yo me sienta seguro(a), de que en mí no haya miedo, de que yo me atreva a pasar el valle de la oscuridad y de la muerte es tener la seguridad de que  “Tú estás conmigo”.  Los prados frescos, las aguas tranquilas , la protección frente a los enemigos y todo lo que hemos visto en los versos anteriores todos estos días, no se compara con saber que Mi Buen Pastor camina a mi lado. 
A las  ovejas no les da miedo extraviarse en medio de la oscuridad, porque ellas se siguen unas a otras y, a lo largo del camino, oyen el sonido de la vara del Pastor que nunca las abandona . El cayado es un arma con la que el Pastor defiende a las ovejas y es símbolo de la presencia del pastor junto a su rebaño. Cuando una oveja se está desviando del redil, el Pastor toca a la oveja con la punta del cayado para hacerla retomar el camino. La oveja es guiada en su caminar al escuchar el ruido del cayado apoyado en el suelo.
Este verso nos habla de que hay momentos que vendrán pruebas que son los valles de sombra y de muerte; nos habla también de protección y fidelidad de Dios en nuestras vidas al sentir y reconocer su presencia a nuestro lado y finalmente nos habla de disciplina, seguridad y confianza, simbolizado por la vara y el cayado que el pastor usa para guiar y corregir a su oveja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada